Prorrogan la preventiva

La Cámara Nacional de Casación Penal hizo lugar a la extensión de la prórroga de la prisión preventiva de dos represores imputados por delitos de lesa humanidad, adoptando un criterio distinto al que utilizó otra Sala para conceder la excarcelación a una veintena de acusados, entre ellos, Alfredo Astiz y Jorge “El tigre” Acosta.
La Sala IV del Tribunal dispuso la prórroga por ocho meses de las prisiones preventivas de los represores Samuel Miara y Eufemio Uballes, quienes están detenidos desde el 24 de agosto de 2005, acusados por delitos contra los derechos humanos.
Pese a que ya se vencieron los plazos que fija la Ley 24.390 (que sólo permite la detención preventiva por el plazo de tres años cuando aún no hay condena), los camaristas consideraron “adecuada” la decisión del Tribunal Oral Federal 5 (TOF5) de prorrogar la detención, en una resolución del 17 de noviembre pasado pero que recién se conoció en la jornada de ayer.
“Las razones invocadas en la resolución bajo control, derivadas de la evidente complejidad de la causa, por su voluminosidad, cantidad de procesados, cantidad de querellantes y hechos imputados, que conllevan mayor dificultad en la tramitación y preparación del juicio, se adecuan a los baremos que normativamente justifican la prórroga de prisión preventiva”, argumentó el juez Augusto Diez Ojeda, un voto que compartió su colega Mariano González Palazzo.
Así, decidieron fijar en ocho meses la prórroga de la prisión preventiva para ambos represores, “en función de un justo equilibrio entre la atención de las complejidades de la causa en su tramitación”. (Télam)