Protesta de productores en Plaza de Mayo

Productores frutihortícolas de Río Negro regalarán hoy unas 10 toneladas de peras y manzanas en la Plaza de Mayo para denunciar la “quiebra” del sector por el bajo precio que perciben por sus productos y por la apertura indiscriminada de importaciones.
Miles de kilos de frutas están ingresando a la Argentina en las últimas semanas desde Chile y Europa, lo que configura una estocada durísima para los productores locales que están trabajando a pérdida.
Por ello, los productores llegarán desde la provincia patagónica hasta la Plaza de Mayo donde desde las 9.30 además de regalar peras y manzanas pedirán en el portón de la Casa Rosada ser recibidos por el jefe de Estado, Mauricio Macri.
Según los ruralistas, cada productor recibe 3 pesos por kilo de manzana roja, mientras que el precio en góndola es superior a los 28 pesos, lo que significa una diferencia de 850%.
El kilo de pera que percibe el productor es de 2,10 pesos, y en la góndola el consumidor la compra a 23,50%, registrando una diferencia superior al 1.000%.

CAME.
“Tanto para las peras como para las manzanas el costo de producción es de 4 pesos”, indicó en un informe de Economías Regionales de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).
Federico Sacheri, presidente de la Federación De productores de frutas de Río Negro y Neuquén advirtió que “la producción frutícola del Alto Valle está desapareciendo” y puntualizó que “la plata queda en los intermediarios”.
Sebastián Hernández, presidente de la Cámara de Fruticultores de Allen (Río Negro), dijo ayer que junto a las peras y manzanas se entregará un folleto en el que se explica la crisis que atraviesa el sector y alertó que la actividad está “en quiebra”.”El consumidor está pagando muy caro por la fruta y el productor está recibiendo poquito y nada, lo que empuja a muchos a la desaparición”, dijo Hernández en declaraciones radiales.

Infraestructura.
También señaló que los productores cosechan las frutas pero no tienen la infraestructura para venderlas, mientras que un grupo de empresas comercializadoras “condicionan y pagan lo que quieren” por el producto.
“Nosotros queremos que haya una ley para cobrar lo que nos corresponde. Nosotros tenemos que entregarla a la fruta sí o sí y las empresas tardan hasta 12 meses para pagarnos”, señaló el ayer productor. (NA)