“Quieren acallar las protestas sociales”

ORGANIZACIONES DE DERECHOS HUMANOS RECHAZARON EL NUEVO ROL DE LAS FUERZAS ARMADAS

Abuelas y Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, junto a otras organizaciones, realizaron ayer un acto frente al Ministerio de Defensa para rechazar las nuevas funciones que cumplirán las Fuerzas Armadas y aseguraron que el Gobierno busca “la represión de la protesta social”.
Miles de personas llegaron desde las 17.00 hasta la sede de la cartera nacional, ubicada sobre Paseo Colón y Alsina, en el bajo porteño, para participar de la protesta.
Los manifestantes cuestionaron duramente el decreto firmado por el presidente Mauricio Macri y advirtieron que la medida es para “contener las movilizaciones”, aunque el oficialismo ratificó que los militares solo actuarán para proteger “puntos estratégicos”.
“Sabemos lo que significa el accionar represivo de las Fuerzas Armadas, lo que han hecho a lo largo de nuestra historia bajo dictaduras o bajo las órdenes de sectores golpistas de nuestro país. Su rol no es el de reprimir al pueblo, por eso decimos que milicos en la calle, nunca más”, resaltó Lita Boitano, titular de Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas y una de las oradoras de la jornada.
De la movilización también participaron organizaciones sociales, gremiales y políticas como el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), la Federación de Docentes de las Universidades (Fedun), la CGT, la CTA, ATE Capital, La Cámpora y partidos de izquierda.

Repudio.
Las agrupaciones elaboraron un comunicado conjunto en el que cuestionaron la medida anunciada por Macri y apuntaron contra el ministro de Defensa, Oscar Aguad.
“Quieren construir un enemigo interno para acallar las protestas sociales y condenar las movilizaciones”, sostuvieron en el texto que fue leído al comienzo del acto.
A su turno, Boitano consideró que “este Gobierno implementa la miseria planificada” y organiza “el vaciamiento de las políticas sociales”, al tiempo que pidió “no militarizar la Argentina”.
“Este plan de ajuste sólo puede imponerse con represión, pretenden imponer el miedo como herramienta de disciplinamiento con el falso argumento de proteger objetivos estratégicos”, consideró la dirigente.
Para Boitano, el Ejecutivo está “reeditando la teoría del enemigo interno” para “contener las crecientes movilizaciones en todo el país en repudio de las políticas anti populares”.
Por su parte, Taty Almeida, referente de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, aseguró que el decreto que firmó Macri para autorizar la colaboración de las FF.AA. en ciertas tareas de seguridad interna “utiliza la misma terminología para definir el accionar de los milicos en las calles” que se usaba en la dictadura.
En el lugar también había militantes del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (Sipreba), la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Barrios de Pie y del Comité para la Liberación de Milagro Sala, entre otros.

Sesión especial.
Los bloques de diputados del Frente Renovador y Argentina Federal pidieron una sesión especial para el próximo 8 de agosto a fin de tratar todos los proyectos presentados para derogar el decreto que firmó el presidente Mauricio Macri para modificar las facultades de las Fuerzas Armadas.
El pedido, enviado al presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, lleva las firmas de la presidenta del FR, Graciela Camaño, los massistas Marco Lavagna, Alejandro Grandinetti, Vanesa Massetani y del legislador del Bloque Justicialista Diego Bossio.
El temario de la sesión especial incluye todos los proyectos presentados esta semana por distintas bancadas opositoras para derogar el decreto 683/18.
Entre ellos están uno del Frente para la Victoria y otro del Frente de Izquierda que reclaman la derogación, además de uno del FR que expresa su rechazo.
En tanto, el jueves al mediodía los diputados Victoria Donda (Libres del Sur), Daniel Arroyo (Frente Renovador), Araceli Ferreyra (Movimiento Evita) y Nilda Garré (Frente para la Victoria-PJ) encabezaron una conferencia de prensa en la que pidieron la derogación del decreto y anunciaron que impulsarán un juicio político contra el ministro de Defensa, Oscar Aguad.
“Las Fuerzas Armadas están para hacer la guerra y para cuando el país es atacado, mientras que las Fuerzas de Seguridad hacen otra cosa, combaten el delito y el crimen organizado”, señaló Garré.
En la conferencia, Arroyo agregó: “El decreto altera un principio básico de la democracia, construido a lo largo de muchos años por todos los partidos políticos -una de las pocas políticas de Estado de nuestro país- y es la idea de que las Fuerzas Armadas no pueden intervenir en el marco de la seguridad interior”.

Macri.
Por su parte, el presidente Macri se quejó de que los dirigentes de la oposición y los organismos de derechos humanos “no hayan leído” el texto.
“Me impresiona que tanto dirigente que tiene que ser responsable y tiene que darle valor a su palabra no haya leído siquiera lo que hemos firmado”, sostuvo el mandatario.
“Lo que van a hacer es complementar a las fuerzas de seguridad en la lucha contra el narcotráfico con el apoyo logístico”, insistió el líder de Cambiemos.
En declaraciones a Radio 2 de Rosario, Macri subrayó que hay que “tratar de disponer de todos los recursos para dar esa batalla” contra las drogas.
“Tenemos más de 70 mil argentinos comprometidos integrando las Fuerzas Armadas que hoy trabajan en una agenda que no tiene nada que ver con las necesidades del Siglo XXI: ya no hay posibilidades de que tengamos un conflicto bélico con Brasil, con Chile”, remarcó. (NA)