Inicio El Pais Recaudación agudizó su caída

Recaudación agudizó su caída

LA PRESION IMPOSITIVA SUPERA EL 30% DEL PBI

Los ingresos de la AFIP crecieron en marzo 37,3%, muy por debajo de la inflación. La recesión y las exenciones a empresas fueron las principales causas.
El objetivo del déficit cero aparece como una meta cada vez más desafiante frente a los actuales indicadores económicos. Al igual que en los últimos ocho meses, en marzo el incremento de la recaudación volvió a ubicarse por debajo de la aceleración inflacionaria.
Pero este fenómeno que ya es habitual a partir de la fuerte recesión que atraviesa la economía argentina, se potenció en este mes, alcanzando una brecha de 16,4 puntos porcentuales. Con una particularidad: por primera vez desde noviembre, la recaudación también cayó en términos nominales, no solo en comparación con la inflación.
De esta manera, la caída en términos reales totalizó el 10,67%, constituyendo la más pronunciada de este ciclo recesivo que afecta a los ingresos tributarios desde julio del 2018.
El resultado surge a partir del crecimiento del 37,3% de la recaudación de marzo que contrasta contra el 53,7% de inflación interanual que proyectan las consultoras privadas (el último dato oficial es de febrero cuando llegó al 51,3%).
Según el Gobierno, la variación interanual se vio afectada por dos días hábiles menos respecto de marzo 2018. De no haber sido por eso, sostienen, la variación habría sido de 50%. A su vez, las autoridades justifican esta histórica caída por la reforma tributaria que disminuyó en $3.000 millones los ingresos por Seguridad Social y el anticipo de ganancias de Personas Humanas que este año caerá en abril.
El problema es que la estructura tributaria argentina está muy atada a los impuestos vinculados al consumo como el IVA, que se están viendo tremendamente golpeados a partir de una recesión económica que no encuentra piso.
A su vez, el impuesto a las ganancias avanzó un 25% en términos nominales contra el mismo mes del año anterior, los tributos vinculados a la Seguridad Social lo hicieron en un 27,3%, los débitos y créditos un 35% y el IVA impositivo un 42,2%; todos por debajo de la inflación.

Presión impositiva.
En la Argentina la presión impositiva supera el 30% del producto bruto interno, se encuentra más de siete puntos por encima del promedio de América Latina y el Caribe y se ubica entre las más altas de la región, junto con Brasil y Uruguay. Así resulta del último informe de Estadísticas Tributarias en América Latina y el Caribe, elaborado por OCDE, CIAT, BID y la Cepal.
El estudio arroja que el pago de impuestos en el país alcanza a una proporción de 30% del PBI, el promedio de los países desarrollados reunidos en la OCDE es de 34% (aunque, claro está, la calidad de los servicios que brinda el Estado en la Argentina se encuentran bastante lejos de los que reciben los ciudadanos de estas naciones).
El país con mayor carga de tributos es Cuba, con una presión impositiva superior a 40% del PBI, pero se trata de un caso especial por las características de su economía. Pero en la región Argentina (30,3%) se ubica en la cuarta posición detrás de Brasil (32,3%), Barbados (31,8), Uruguay (30,9). En tanto, los tres países que menos pagan impuestos en la región en términos del PBI son Guatemala (12,4%), Paraguay (13,8%) y Republica Dominicana (13,9%).
En promedio, los tributos en la región alcanzan el 23% del PBI, es decir 11 puntos por debajo del promedio de los países desarrollados. De todas formas, el estudio advierte que la presión impositiva ha ido aumentando en Latinoamérica. (Ambito.com / Lapoliticaonline.com)