Reclamos de los médicos

Médicos del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, legisladores, docentes y padres de las
escuelas porteñas afectadas por el fallido sistema de inscripción online reclamaron ayer la reincorporación de 1500 médicos despedidos por el gobierno porteño y que se garantice las vacantes a los alumnos.
“El gobierno de la Ciudad está profundizando un vaciamiento del sistema público de salud agravado en los últimos meses por la resolución 1657 por la que se despidieron 1500 trabajadores”, expresó Silvia De Francesco, médica de la Asociación de Profesionales del Hospital Gutiérrez.
“Al mismo tiempo se está produciendo un vaciamiento importante en educación con chicos sin vacantes y aulas `containers`”, sostuvo durante un acto encabezado en ese centro de
salud con la consigna “Unidos por la Educación y la Salud Públicas”.
El acto fue convocado por médicos de distintos centros de salud y la Multisectorial “Ningún niño sin vacantes”. De Francesco precisó que “hay 1500 profesionales que vienen sosteniendo suplencias de guardia y distintos programas del Same que fueron despedidos, y esos servicios se están cayendo”.

Salvaje.
En este sentido, la médica Laura Schargrodsky de la filial de Médicos Municipales del Gutiérrez y recientemente despedida del SAME, dijo que “el gobierno de la Ciudad está llevando a cabo un recorte salvaje con la complicidad absoluta de la Asociación de Médicos Municipales, y las guardias de los hospitales están quedando sin profesionales”.
La médica denunció la situación que se generó en varios hospitales y en el SAME con el despido de profesionales, al precisar que “en el hospital Penna ya hubo tres días de enero en
que obligaron a los pediatras a hacer 48 horas de guardia porque no había quién los releve”.
Schargrodsky consideró que el sistema de guardias es “perverso” porque “están precarizados”.
“En el Hospital Álvarez -detalló- afectó los programas de género, de trata, de abuso sexual, de adicciones, de violencia familiar, donde por ejemplo hay 34 niños afectados de abuso sexual
que se tratan hace años que quedaron sin psicólogo, sin pediatra, sin infectólogo, sin trabajador social, sin médico generalista, que eran los que formaban parte del equipo de abuso sexual; esos niños no tienen ninguna posibilidad de atenderse en el sistema privado”.