Redrado garantizó “la estabilidad financiera”

El funcionario dijo ayer que el país “ha superado una semana de zozobra financiera”. “La posibilidad objetiva de una crisis similar a las del pasado es, en la Argentina actual, virtualmente nula”, sostuvo.
El presidente del Banco Central, Martín Redrado, destacó que esa entidad “ha demostrado con hechos que tiene plena capacidad de garantizar a todos los argentinos la estabilidad monetaria y financiera”. “Hemos superado una semana de zozobra financiera. Pero quienes alientan fantasmas del pasado con versiones disparatadas sobre el futuro están mirando a nuestro país por el espejo retrovisor”, advirtió.
Aseguró, mediante una carta que publicó ayer el matutino La Nación, que “no existe en la actualidad ningún parentesco, ni siquiera remoto, con las condiciones que dieron origen a los episodios críticos del pasado”. “El Banco Central ha demostrado con hechos que tiene plena capacidad de cumplir su rol esencial: garantizarles a todos los argentinos la estabilidad monetaria y financiera”, destacó. La “enérgica intervención” en el mercado de cambios, según explicó, “es la prueba más elocuente de la robustez” de las políticas del Central.

Herramientas.
“La posibilidad objetiva de una crisis similar a las del pasado es, en la Argentina actual, virtualmente nula; esta realidad no es aleatoria, sino el resultado de la puesta en práctica de una agenda de trabajo robusta y consistente”, afirmó.
“El Banco Central cuenta con herramientas suficientes -que fueron pacientemente diseñadas en los últimos años- para utilizar en situaciones como la de esta semana. La gran diferencia es que, esta vez, permiten brindar tranquilidad a los ahorros y los empleos de los argentinos”, explicó.
En ese contexto, dijo que “el actual régimen de tipo de cambio flotante administrado es el adecuado para hacer frente a situaciones de turbulencias financieras; brinda previsibilidad, evitando que la volatilidad excesiva perturbe las decisiones económicas”.

Rumores.
Redrado salió al cruce de rumores “anónimos” que durante las jornadas pasadas advertían sobre un panorama negativo en términos económicos del país y alertaban sobre un nuevo “corralito” de los depósitos bancarios. “No utilizar las reservas en momentos de demanda de dólares por parte del público sería tan absurdo como no usar el paraguas en caso de lluvia”, enfatizó el titular del Central.
En ese caso -continuó- el stock de reservas “no sería un ‘colchón’ para amortiguar vaivenes financieros, sino un ‘lecho de piedras’ sin capacidad de absorción”. Las reservas internacionales alcanzan un grado de cobertura “inédito” para nuestro país, destacó, y precisó que “representan en la actualidad casi el cien por ciento de los depósitos a la vista más el efectivo en poder del público”.
“Además de brindar recursos para hacer frente a eventuales shocks, las reservas acumuladas en el Banco Central tienen también un fin disuasivo: descartan las chances de éxito de cualquier movimiento especulativo contra el peso”, agregó.
Explicó además que el superávit comercial, “cercano este año a los 12.000 millones de dólares, garantiza una oferta estructural de divisas que puede sobrecompensar cualquier demanda coyuntural de dólares”. “La dinámica de las exportaciones, en general, y de las industriales en particular, que crecen a un ritmo del 18 por ciento anual, ponen de manifiesto que no existe hoy un problema de competitividad, causa central de crisis pasadas”, concluyó. (NA y Télam)