Repudio a editorial de La Nación

EL DIARIO PIDIO EL CESE DE LA PRISION QUE CUMPLEN CONDENADOS POR CRIMENES DE LESA HUMANIDAD

El diario La Nación pidió ayer el cese de la prisión que cumplen condenados por crímenes de lesa humanidad y justificó el terrorismo de estado, en un editorial que tituló “No más venganza”, ásperamente criticado por referentes de derechos humanos y del que tomaron distancia partidarios del presidente electo Mauricio Macri y periodistas del matutino.
“La elección de un nuevo gobierno es momento propicio para terminar con las mentiras sobre los años 70 y las actuales violaciones de los derechos humanos”, comenzó La Nación la nota publicada un día después del balotaje presidencial y destinada a promover el fin de los juicios de lesa humanidad y liberar a los condenados.

Fresneda.
En réplica a este editorial, el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Martín Fresneda, señaló que “si pedir justicia significa (para La Nación) venganza, tienen desvirtuado el concepto de justicia”, ya que en los juicios a represores la Justicia Federal “ha aplicado el debido proceso y los principios de legalidad”.
En declaraciones a Télam, el funcionario recordó la nulidad de las leyes de impunidad, declarada en el 2003 por el Congreso Nacional y en el 2005 por la Corte Suprema.
Fresneda añadió que la Argentina cumple con las recomendaciones de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y, como “todos los países que forman parte de este sistema, tienen la obligación de ajustarse a sus fallos”.

Ritondo.
Por su parte, consultado sobre el editorial de La Nación, el dirigente del PRO Cristian Ritondo respondió que Macri declaró ayer que durante su presidencia “la justicia tendrá plena independencia para que los jueces sigan trabajando en todos los juicios de lesa humanidad”.
También optó por desmarcarse de la nota la senadora Norma Morandini, del Frente Cívico por Córdoba y partidaria de Macri en el balotaje.
“Es un editorial inoportuno, que no tiene nada que ver con lo que está viviendo una Argentina post electoral. Yo no tengo nada que ver. Se me pone ahí, cuando precisamente combato la idea de los dos demonios porque hay un solo demonio, el de la violencia política”, dijo la senadora Morandini, invocada por el texto de La Nación como si compartieran una misma mirada sobre los derechos humanos, en lo que consideró “una utilización”.
La legisladora, quien recientemente había publicado en La Nación una nota de opinión, se deslindó en forma tajante del editorial al subrayar: “yo no propicio el fin de los juicios, mucho menos cuando se ha leído el alegato sobre la desaparición de mis dos hermanos, Néstor y Cristina, desaparecidos en la ESMA”.

Periodistas.
También periodistas de La Nación como Hugo Alconada Mon, Mariana Verón, Laura Rocha y Patricio Insua, entre otros, se distanciaron del editorial y abogaron por la continuidad de las causas judiciales por violaciones a los derechos humanos cometidas durante la última dictadura.
En el mismo diario, una asamblea convocada por las comisiones internas de prensa y gráficos aprobó ayer un repudio “al editorial contra juicios de lesa humanidad” y señaló que, desde la diversidad, rechaza “la lógica que pretende construir el editorial de hoy (ayer), que en nada nos representa”.

Barcesat.
Para el abogado constitucionalista Eduardo Barcesat, La Nación incurrió en “una apología del delito porque está reclamando el cese de una supuesta conducta de venganza, cuando se trata de crímenes de lesa humanidad que, bajo cualquier régimen político de cualquier país que haya suscrito los tratados de derechos humanos, que la Argentina ha ratificado e incorporado como cláusula constitucional, forzosamente debían ser juzgados bajo las mismas pautas que operaban en la Argentina”.
“Es lamentable que el primer editorial (después del balotaje) de un diario que se pretende prestigioso sea la proclama del estado terrorista y su abyecta defensa”, dijo Barcesat a esta agencia.
En el mismo sentido, se pronunciaron otros referentes de derechos humanos y la agrupación HIJOS de Capital escribió en la red social: “Algunos cambian. Nosotros seguimos: ¡cárcel común, perpetua y efectiva para todos los genocidas!”. (Télam)