Restringen la venta de remedios

El Colegio de Farmacéuticos bonaerense advirtió ayer que de las 4.500 farmacias que hay en la
provincia “menos de la mitad” vende insumos para pacientes diabéticos debido a una deuda que mantiene el Pami, mientras que el gremio del sector dijo que la situación es “preocupante”.
La presidenta del Colegio de Farmacéuticos bonaerense, María Isabel Reinoso, aseguró que la obra social de los jubilados no abona desde marzo el copago, diferencia entre lo que paga el paciente y lo que vale el medicamento, por lo que las farmacias “no pueden pagar a la droguería y no se repone el medicamento”.
“La insulina y reactivos son muy caros. De las 4.500 farmacias que hay en la provincia, deben estar atendiendo, para la insulina, menos de la mitad de las farmacias”, sostuvo.
“A los farmacéuticos se les complica muchísimo porque a los 15 días tienen que pagarles a las droguerías. Está agotada la cadena de pago”, aseveró, y agregó que esta semana “fue muy crítica” porque las farmacias “no pudieron reponer los medicamentos”.
En declaraciones radiales, Reinoso afirmó que el problema afecta especialmente a pacientes diabéticos y alertó que también hay retrasos en la entrega de medicamentos oncológicos.
En junio la Confederación Farmacéutica Argentina denunció que el Pami mantenía una deuda “millonaria” con el sector farmacéutico, por lo que suspendió el crédito a los afiliados y recién levantó la medida tras una promesa de pago. (DyN)