Retiran las exenciones para importar combustibles

La Comisión de Planificación y Coordinación Estratégica del Plan Nacional de Inversiones Hidrocarburíferas resolvió retirar las exenciones a las importaciones de combustibles otorgadas en 2014 a las petroleras, debido a que actualmente el precio internacional del petróleo es más bajo en comparación al valor que regía cuando se dispuso dicha medida de estímulo.
Así la resolución 35/15 publicada ayer en el Boletín Oficial, sustituye el Artículo 1 de la Resolución 34 del 11 de marzo de 2015, por el siguiente: “Las facultades previstas en los Artículos 23 y 24 de la Ley de Presupuesto nacional 27008, solo serán ejercidas por esta Comisión en el supuesto en que el precio de salida de refinería del gasoil, diésel oil y naftas, resulte inferior a la paridad promedio mensual de importación de esos bienes, sin impuestos, a excepción del impuesto al valor agregado”.
La medida difundida tendrá vigencia retroactiva al primero de enero de 2015, según consta también en la mencionada resolución
Mediante los Artículos 23 y 24 de la citada ley se dispuso la exención del impuesto sobre los combustibles líquidos y el gas natural, y el gas oil y de todo otro tributo específico que en el futuro se imponga a dicho combustible, a las importaciones de gas oil, diesel oil y naftas, y su venta en el mercado interno, realizadas durante el 2015, destinadas a compensar los picos de demanda de tales combustibles, incluyendo las necesarias para el mercado de generación eléctrica.
Dichos artículos establecieron que el Poder Ejecutivo Nacional, a través de la mencionada Comisión, dependiente del Ministerio de Economía, se encargaría de distribuir el cupo a importar de acuerdo con la reglamentación que dicte al respecto, debiendo remitir al Congreso de la nación, en forma trimestral, un informe indicando los volúmenes autorizados a cada empresa, la evolución de los precios de mercado y las condiciones de suministro.

Impuesto.
El Gobierno permitió en 2014 la importación de combustibles sin pagar el impuesto al combustible líquido y gas natural cuando el precio internacional del barril de petróleo estaba en 100 dólares, contra un crudo local de 84 dólares, con lo que las importaciones resultaban más caras a las empresas.
Esta situación cambió en noviembre, cuando el crudo internacional bajó a 75 dólares, y entonces importar les resultaba más barato a las petroleras que comprar el crudo nacional. (Télam)