Reunión con Triaca y gobernadores

RECHAZO ROTUNDO DE LA CGT A LA REFORMA LABORAL

La CGT se reuniría la semana próxima con el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, para buscar acercar posiciones sobre el borrador de la reforma laboral que rechazan y al que le exigen modificaciones de fondo, mientras que luego tendrá un encuentro con gobernadores peronistas para trazar una estrategia común tendiente a bloquear el proyecto en caso de ingrese al Congreso tal como está.
El encuentro reservado con Triaca podría ser el lunes o martes próximos, donde el funcionario ofrecería ceder en algunos puntos que generan mayor resistencias en la CGT para tratar de aflojar la tensión con los gremios y el proyecto tenga mayores posibilidades de salir del Congreso.
“La CGT hizo sus observaciones, ahora el Gobierno deberá decir que es lo que va a hacer con la respuesta que dio la CGT”, indicaron voceros gremiales a NA.
Los puntos del proyecto que rechaza la CGT son la modificación de la ley de contrato de trabajo para igualar los derechos y las obligaciones del empleador y del empleado; la creación de un “banco de horas” que limita las horas extra; la eliminación del aguinaldo, horas extras y otros ítems para cálculo del pago de las indemnizaciones, entre otros.
Por otro lado, el Consejo Directivo reunido el jueves último avaló avanzar las negociaciones en sólo tres cuestiones que la CGT venía hablando con Trabajo previo a la presentación del borrador del proyecto de una reforma laboral integral: blanqueo de empleados informales, formación profesional y la creación de la Agencia de Tecnología Médica.

Duro contra iniciativa.
En tanto, ayer los sindicalistas de las facciones cegetistas más opositoras al Gobierno y más duras contra la reforma laboral, el moyanista Omar Plani y el líder de la Corriente Federal, Sergio Palazzo, volvieron a apuntar duro contra la iniciativa.
“No vamos a aceptar una reforma contra los logros que nos costaron años y años de lucha”, manifestó Plaini. Por su parte, Palazzo expresó que “el Consejo Directivo de la CGT hace bien en rechazar esta reforma, que es tremendamente negativa”. (NA)