Rivas ignoró las edades

ABOGADO ACUSADO DE ABUSO SEXUAL

El abogado Gustavo Rivas, acusado por “corrupción y promoción de la prostitución de menores” en la ciudad entrerriana de Gualeguaychú, admitió ayer que tuvo relaciones sexuales con varias personas pero ignora si eran menores de edad al momento de tenerlas.Rivas, quien ayer se presentó en la fiscalía de Gualeguaychú, se abstuvo de declarar ante el fiscal Lisandro Beherán y, según adelantó su defensa, repetirá esa actitud hasta tanto se revele la identidad de los denunciantes, de quienes sólo se conocen sus iniciales.
La citación siguió de las denuncias de dos nuevas víctimas que se presentaron ante la Justicia y elevaron a seis las acusaciones contra Rivas, como parte de la investigación que se le sigue por promoción a la corrupción y promoción a la prostitución durante 40 años, según el fiscal.
“Que yo sepa, ninguna de las muchas personas que pueden haber tenido alguna relación conmigo en algún momento, se sintieron víctimas. Con muchos de ellos seguimos siendo amigos”, dijo Rivas a la prensa al salir de la fiscalía.
Al ser consultado por la edad de esas personas, respondió: “No recuerdo cuántos años tenían en ese momento. Creo que no eran menores, pero habrá que analizar las fechas”.
El abogado también fue consultado por el tipo de relaciones que mantuvo con esas personas y admitió que se refería a “relaciones sexuales”, pero a la vez negó que haya habido algún tipo de abuso.
El letrado destacó, además, que “si hubiera tenido contacto con alguna víctima ya estaría preso. No soy tan tonto de arriesgarme así. En ese caso no iría preso a mi casa sino a ‘La Cuadrada’ (Unidad Penal de Gualeguaychú) y no voy a poner en riesgo eso de ninguna manera”
La causa contra el abogado se inició tras una denuncia periodística difundida por Daniel Enz en el semanario Análisis, donde dio cuenta de numerosos casos en los que el letrado habría abusado a menores de edad.
Rivas llegó ayer a los tribunales caminando y en soledad y evitó hacer declaraciones a la prensa, que lo aguardaba en el lugar. (Télam)