Riveros afronta un nuevo juicio por secuestros

El ex jefe del Comando de Institutos Militares Santiago Omar Riveros afrontará desde hoy un nuevo juicio por el secuestro y las torturas de 11 mujeres y la sustracción de sus hijos nacidos en la maternidad clandestina que funcionaba en esa guarnición militar durante la última dictadura.
Riveros será juzgado junto al ex jefe del Servicio Clínica Médica del Hospital Militar de Campo de Mayo Raúl Martín, en tanto que el ex presidente de facto Reynaldo Bignone que también debía llegar a juicio oral fue declarado incapaz de afrontar el proceso por razones de salud el 6 julio.
El proceso, a cargo del Tribunal Oral en lo Criminal Federal 3, es una derivación de la investigación por el ya acreditado plan sistemático de apropiación de menores en el período de gobierno de la Junta MiIitar.

Condenado.
El represor Riveros ya fue condenado en marzo por el Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 1 de San Martín a prisión perpetua por crímenes de lesa humanidad cometidos entre 1976 y 1977 en el Colegio Militar de la Nación contra conscriptos del servicio militar obligatorio.
Los casos que llegarán a este debate son los que correspondieron a los hechos que tuvieron como víctimas a Beatriz Recchia de García, Marcela Esther Molfino de Amarilla, María Teresa Trotta, Rosa Luján Taranto de Altamiranda, Celina Amalia Galeano, Paula Elena Ogando, María Cristina Cournour de Grandi, Ana María Lancilotto de Mena, María Eva Duarte de Aranda, Mónica Susana Masri de Roggerone y Valeria Beláustegui Herrera.
De todas ellas, las únicas que recuperaron la libertad junto a sus hijos fueron Galeano y Ogando; en tanto, fueron restituidas las identidades a los hijos de las desaparecidas Recchia, Molfino, Trotta y Taranto.
Riveros llega acusado como autor de los delitos de sustracción, retención, ocultamiento de menores y de la supresión de sus identidades respecto de los hijos de diez mujeres y por las privaciones ilegales de la libertad agravadas y la aplicación de tormentos agravada en cuatro casos.
Por su parte, el médico Martín está imputado en carácter de partícipe necesario de las sustracciones, retenciones, ocultamiento de menores y supresión de sus identidades de los hijos e hijas de seis víctimas, y las privaciones ilegales de la libertad agravadas y la aplicación de tormentos agravados de ellas.
Los niños eran llevados a la nursery y se les colocaba una tarjeta con la denominación “N.N.”. (NA)