Roban dinero y joyas al hijo de Sanz

Seis delincuentes, cuatro de los cuales luego fueron detenidos, ingresaron a la casa del hijo del ex senador por Mendoza, Ernesto Sanz, ubicada en el distrito mendocino de Cuadro Benegas, de San Rafael, en el momento en el que se encontraba junto con su mujer embarazada y su hijo, y escaparon con dinero en efectivo y joyas, informaron fuentes policiales.
El hecho, que se registró en la madrugada del viernes pero se dio a conocer este sábado, fue una “entradera” que sufrió Fernando Sanz (32) -hijo de Ernesto-, en su vivienda de San Rafael.
Según indicaron las fuentes consultadas, los seis delincuentes, uno de ellos munido de una escopeta, ingresaron a la vivienda, sorprendieron a los dueños de casa y, bajo amenazas de dispararles, los redujeron mientras el resto de la banda revisaba los diferentes ambientes en búsqueda de objetos de valor.
Luego de varios minutos, los delincuentes escaparon con una suma de dinero en efectivo, joyas y un teléfono celular marca iPhone.
Fuentes allegadas a la familia aclararon que la cantidad del dinero robado ascendía a 25.000 pesos, en lugar de los 70.000 que trascendieron inicialmente en medios locales.
Las víctimas se comunicaron con la línea de emergencias 911 y alertaron a la policía del hecho ocurrido, por lo que de inmediato las autoridades pusieron en marcha un operativo para dar con los delincuentes.
Para ello, se valieron de una función con la que cuenta esa marca de teléfonos; una herramienta denominada “Buscar mi iPhone” que permite acceder a la ubicación del aparato a través de una computadora.
De esta manera, los detectaron en la isla del Río Diamante, ubicado en el departamento de San Rafael, y llevaron a cabo un allanamiento en una vivienda en la que apresaron a cuatro de los delincuentes que participaron del robo y secuestraron un revólver y una escopeta.
Todos los detenidos fueron trasladados hasta la comisaría 38, en tanto que anoche continuaba la búsqueda de los demás integrantes de la banda y el botín con el que se alzaron. (Télam)

Compartir