Santa Cruz: Cristina apuntó a Cambiemos por incidentes

"FUE UN MONTAJE DE ESCENA MEDIATICO"

En el día de ayer se llevó a cabo en el centro de Río Gallegos la movilización convocada tras la represión durante la madrugada en la puerta de la residencia de la gobernadora Alicia Kirchner. Algunos manifestantes volvieron a las puertas de la morada oficial.
Durante la noche del viernes y primeras horas de ayer trabajadores estatales exigieron el pago de sueldos adeudados, y atacaron con piedrazos la residencia oficial de la gobernación, donde se encontraba la gobernadora Alicia Kirchner y la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner. La policía tuvo que frenar los destrozos.
La concentración de ayer comenzó cerca de las 18 en las calle Kirchner y San Martín y, desde allí, marcharon hacia la Casa de Gobierno, en forma pacífica y con banderas argentinas.
Entre los carteles de los manifestantes denunciaron el “vaciamiento” de la salud pública y la educación, con cánticos que exigían la renuncia de la gobernadora Alicia Kirchner.

Convocatoria.
La movilización fue convocada por los gremios docentes, judiciales, estatales provinciales y de la salud que integran la Mesa de Unidad Sindical (MUS) de Santa Cruz junto con los movimientos de jubilados provinciales.
Pasada la medianoche del viernes, cientos de personas se concentraron en la puerta de la residencia, donde estaba la gobernadora y la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, para exigir el pago de sueldos adeudados, tras lo que la manifestación terminó con disturbios.

Macri.
El presidente Mauricio Macri salió a solidarizarse con Alicia Kirchner por lo ocurrido en Río Gallegos. El Presidente no se comunicó con la gobernadora, sino que calificó como “muy grave el ataque” a su residencia en Twitter.
“Muy grave el ataque a la residencia de la Gobernadora Kirchner. Repudiamos la violencia como método, siempre”, aseguró el mandatario en Twitter.
Macri no habló personalmente con la gobernadora. Tampoco lo hizo ningún funcionario nacional. Sí se comunicó el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, con el vicegobernador de Santa Cruz, Pablo González, para anticiparle el repudio que el Presidente expresaría en Twitter.

Máximo.
“El Presidente es una persona que no tiene límites”, reaccionó el diputado Máximo Kirchner frente de un grupo de manifestantes. El referente de La Cámpora responsabilizó al gobierno nacional por lo que ocurrió en la provincia a cuyos habitantes representa en la Cámara baja y salió al cruce del repudio a la violencia que Mauricio Macri expresó en Twitter. “Es un cínico y un hipócrita”, afirmó
“No le creo al Presidente, se montó un teatro de operaciones en Santa Cruz”, dijo Máximo Kirchner y sostuvo que “no tiene límites”. El diputado acusó de “estar detrás” de lo del viernes a Macri y a su Jefe de Gabinete, Marcos Peña. “Quizás lo estén haciendo como botón de muestra para los demás gobernadores”, analizó por Radio 10.

“Planificado por hombres de Cambiemos”.
La ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner publicó ayer un video en el que reconstruyó el ataque a la residencia de la gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner, y afirmó que “esto fue organizado con el visto bueno del Gobierno nacional”.
El video se sumó a las expresiones de Máximo Kirchner, del Instituto Patria y del bloque de diputados nacionales del Frente para la Victoria.
“Esto fue organizado con el visto bueno del Gobierno Nacional. Es parte del montaje de campaña. En una provincia que necesita de ayuda del Gobierno Nacional”, afirmó la ex presidenta y agregó: “Fue el lanzamiento de la campaña al mejor estilo de (el asesor de Cambiemos Jaime) Durán Barba”.
Cristina aseguró que “el ataque fue planificado y organizado por hombres de Cambiemos en la provincia, quienes no han podido ser gobernadores en dos oportunidades”, en alusión al diputado nacional de Cambiemos Eduardo Costa, principal referente opositor en Santa Cruz.
La filmación comienza en la puerta de la residencia oficial de Santa Cruz, donde Cristina muestra las ventanas rotas y luego en el interior de la vivienda, muestra cómo bloquearon la puerta de entrada con sillones y mesas.
“A eso de las 21.15 empezaron a llegar grupos muy violentos”, señaló la ex presidenta y dijo que “ni siquiera había policías en la puerta, porque nunca nadie se espera que la violencia se apodere de grupos muy organizados, con un ataque absolutamente planificado”.

“Mi cabeza para la campaña”.
La gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner, afirmó ayer que la manifestación frente a la residencia de la gobernación “fue un ataque planificado” y le apuntó al gobierno de Mauricio Macri: “Quieren mi cabeza para la campaña electoral.”
La mandataria santacruceña advirtió que “hay una intencionalidad” en el modo en que los medios críticos a los doce años de gestión kirchnerista muestran lo que ocurre en esa provincia y señaló que se pretende instalar que “todo lo que ha sido el proyecto nacional que primero condujo Néstor (Kirchner) y después Cristina (Fernández) ha sido malo”.
Alicia Kirchner dijo ayer a Radio 10 que “jamás” va a “defender la represión” pero advirtió que en la protesta lo que han hecho fue un ataque porque querían entrar a la vivienda”. “Hacer una marcha, cortar una calle, todo está bien, pero querer entrar a una casa es una barbaridad. Rompieron vidrios y puertas, el cordón de la vereda, rompieron el nicho de gas”, relató.