Inicio El Pais Sanz podría ser vicepresidente de Macri

Sanz podría ser vicepresidente de Macri

CUENTA REGRESIVA PARA EL CIERRE DE LAS ALIANZAS ELECTORALES

Su nombre fue sinónimo de Cambiemos y del triunfo de Mauricio Macri en 2015. Fue fundamental para que la UCR apoye al entonces líder del PRO y, aunque rechazó formar parte del gabinete en, al menos, dos oportunidades, regresó de su San Rafael (Mendoza) natal cada vez que se lo pidieron desde la cúpula del poder.
Hoy Ernesto Sanz vuelve al foco del oficialismo: esta semana el jefe de Estado y sus asesores buscarán convencerlo de que finalmente acepte ser candidato a vicepresidente.
Las insinuaciones que recibió, hasta ahora, se encontraron con una negativa. Sin embargo, quienes estuvieron con el radical afirman que en los próximos días podría cambiar su parecer. Su nombre resurgió tras la Convención Radical, que ratificó el acuerdo con Cambiemos, y sobre todo luego de la decisión de que un correligionario de la UCR pueda estar en condiciones de completar la fórmula presidencial. El dato, además, es que Sanz forma parte de la mesa negociadora que se sentará esta semana a debatir listas y fórmulas nacionales. Su candidatura permitiría cerrar la grieta con el centenario partido de una vez y mostrar «apertura», una máxima que se instaló en Balcarce 50.
Esa «amplitud» implica que el oficialismo no se cierre con las candidaturas, que le dé un mensaje a la Justicia, el mercado y el empresariado (también de medios de comunicación) que, históricamente, vio con buenos ojos al radical. Entre otros, el mejor amigo del presidente, Nicolás Caputo, quien recomendó que el vice sea ungido producto de un acuerdo con otras fuerzas.
Dentro del Gobierno ya cuenta con el aval de Rogelio Frigerio, el ministro del Interior, y de Emilio Monzó, el titular de la Cámara de Diputados, entre otros. De hecho, Monzó expresó a viva voz el jueves pasado su deseo de que sea el vice. Sanz lo llamó después: «No sé si enojarme o ponerme contento por lo que dijiste», le dijo, entre risas. La buena sintonía entre ambos nunca se apagó.

Reconciliación.
La reconciliación se dio dos meses atrás cuando el jefe de Gabinete le pidió al histórico operador radical, Jesús Rodríguez, que lo vuelva a conectar con Sanz. Peña estaba al tanto de las críticas que tenía el ex senador y el alejamiento del presidente, a pesar de que no las hacía públicas. En su primera reunión con el senador, el jefe de Gabinete le pidió: «Necesito que te vuelvas a acercar, que le levantes el ánimo a Mauricio». A partir de allí volvió a hablar más seguido con Macri. Teléfono mediante pero también mano a mano.
Antes de irse de vacaciones a fin del año pasado a Villa La Angostura, el jefe de Estado ya le había deslizado a la vicepresidenta Gabriela Michetti sus intenciones de llevar a Sanz como compañero de fórmula. Michetti es íntima amiga del radical: ha pasado vacaciones juntos en San Rafael y la mujer de Sanz es una confidente privilegiada.
Dentro de la UCR ya lo llamaron los dos gobernadores, Gerardo Morales (Jujuy) y Gustavo Valdés (Corrientes). «Tenés que aceptar por el país y por el partido», le dijo uno de ellos.

El regreso de Sanz.
La relación Macri-Sanz es más profunda de lo que trasciende públicamente. Son de la misma generación (se llevan apenas dos años de diferencia) y, desde lo estrictamente personal, los unió una historia similar: un padre fuerte que nunca quiso que su hijo se dedique full time a la política.
En 2016 Sanz le expresó al presidente su deseo de «ver crecer» a sus hijos y que dedicar su vida a la política lo había afectado de manera personal. El mandatario lo entendió y hasta se emocionaron juntos.

Cornejo.
En tanto, Alfredo Cornejo, el gobernador de Mendoza y jefe de la UCR nacional, fue consultado sobre los nombres que comenzaron a circular en las últimas horas, desde Ernesto Sanz hasta la diputada Karina Banfi y la propia Laura Montero, actual vicegobernadora de Cornejo.
«Encantado con esos nombres pero me parece que no es todavía ninguna propuesta oficial. Mi deseo es que a la Argentina le vaya bien, que saneé su economía, porque no está saneada», atinó a decir el mendocino tras emitir su voto en las primarias de esa provincia.
Cornejo, quien si bien apoyo la continuidad de la UCR en Cambiemos durante la última convención radical tuvo palabras muy duras para el gobierno, afirmó además que «hace tiempo» que no habla con funcionarios nacionales.
«Se ha saneado en Mendoza pero no en la economía nacional, y necesitamos que se trabaje en eso. Tener una economía sana donde los individuos puedan hacer valer su talento. Y eso, desde luego, se traduce en tener buenos gobiernos. Y no hemos encontrado esas respuestas», añadió Cornejo.
Respecto de las PASO, Cornejo dijo que es «una buena forma para que los ciudadanos puedan ejercer su derecho pero también es una obligación elegir quienes luego conduzcan las instituciones públicas».

“Sería un buen candidato”.
Rogelio Frigerio volvió a referirse al candidato a vicepresidente que acompañará a Mauricio Macri para las elecciones 2019 y dio el nombre de su elegido.
El ministro de Interior habló de la figura del dirigente de la Unión Cívica Radical, Ernesto Sanz, como un «muy buen candidato».
«Me parece que sería un muy buen candidato, pero depende de lo que se discuta en el seno de nuestro espacio político, lo que opine el Presidente y de las ganas que tenga Ernesto», afirmó el funcionario en diálogo con radio Mitre.
Frigerio, sin embargo, sostuvo que aún no está definido quién será la persona que acompañe en la fórmula presidencial a Macri. Y aclaró que tampoco hay una preferencia entre un hombre o una mujer.
«Todavía no lo hemos definido. Seguramente esta semana tendremos una reunión con nuestros socios y ese tiene que ser el ámbito de la discusión de quién puede representar mejor al espacio acompañando al Presidente. Y Mauricio además es quien tiene la última palabra», aclaró el ministro.
El cronograma electoral establece el próximo 22 de junio como la fecha tope de inscripción de todos los candidatos que se presentarán en las elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) que se disputarán el 11 de agosto.
Además, existe la posibilidad de que una mujer radical sea quien complete la fórmula de Cambiemos. La diputada Karina Banfi, la vicegobernadora de Mendoza, Laura Montero, y la senadora Pamela Verasayde, suenan entre la lista de posibles candidatas a vicepresidenta.

Duque en la Casa Rosada.
El presidente Mauricio Macri recibió ayer en la Casa Rosada a su par de Colombia, Iván Duque Márquez, quien le expresó su respaldo en la búsqueda de la reelección, en medio de las coincidencias por la situación de Venezuela y el rechazo a Nicolás Maduro.
Al hacer un declaración conjunta en el Salón Blanco, Macri y Duque afirmaron que «los venezolanos tienen que tener derecho a recuperar la libertad en su país, un país maravilloso, lleno de potencialidades que solamente van a resurgir a partir de recuperar la democracia y el respeto por los derechos humanos».
Duque arribó el domingo al país y por la noche cenó con Macri en la Quinta de Olivos, junto a las primeras damas Juliana Awada y María Juliana Ruiz.
Tras la declaración conjunta, almorzaron en el Museo de la Casa Rosada, donde el colombiano elogió a Macri y lo calificó como «un hombre de principios», al tiempo que consideró que no hay «una lucha entre izquierdas y derechas», sino entre «demagogos y pedagogos».
«Usted me dijo que si llegaba a la Presidencia iba a encabezar las denuncias contra Nicolás Maduro, y cumplió su palabra», destacó Duque.
En cuanto a la reelección que buscará este año el líder del PRO, el presidente de Colombia señaló en una entrevista con el diario Clarín que «Mauricio Macri ha hecho un enorme esfuerzo, debe ser reconocido y tener continuidad».
El mandatario colombiano se sumó así a los dichos de la semana pasada del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, quien deseó que los argentinos votaran con la razón y no «con la emoción» en los próximos comicios nacionales.
En otro orden, Macri precisó que las dos comitivas acordaron «fortalecer el desarrollo de la niñez», la «lucha contra el cambio climático» y «fomentar y aumentar las capacidades de producción», entre otras cosas.(Perfil.com/Clarín.com/NA)