Sanz aspira a un “acuerdo amplio”

EL PRECANDIDATO PRESIDENCIAL CONFIA EN "CONVENCER" A SUS SOCIOS DEL FAU DE ACORDAR CON MACRI Y MASSA

El senador nacional y precandidato presidencial del Frente Amplio Unen (FAU), Ernesto Sanz, aseguró que trabajará para “convencer” a sus socios políticos, Hermes Binner, Julio Cobos y Fernando “Pino” Solanas de la conveniencia de sellar un acuerdo amplio que incluya al PRO y el Frente Renovador.
En una entrevista concedida a Télam, el titular de la UCR -quien se encuentra en Mendoza tras pasar unos días junto a su familia en Cariló, donde alternó vacaciones y campaña-, ratificó que competirá en las primarias de agosto e insistió en la necesidad de alcanzar un “acuerdo de gobernabilidad” entre las fuerzas opositoras.
Sanz, quien la semana próxima retomará su recorrida por la costa atlántica, dijo “desdramatizar” la delicada situación que atraviesa el FAU, a partir de los embates de Elisa Carrió (Coalición Cívica-ARI) y los persistentes cruces entre sus máximos dirigentes por una eventual alianza con Mauricio Macri (PRO) y Sergio Massa (Frente Renovador).
“El frente tiene los debates naturales de un espacio donde conviven distintas visiones. Yo los desdramatizo”, consideró y aseguró que insistirá con su idea de llevar al frente y, en particular, al radicalismo a una “coalición de gobierno”, que incluya al macrismo y al massismo y en la que “Unen tiene que ser protagonista”.

Resistida.
La propuesta del titular de la UCR es resistida por la mayoría de las fuerzas socias y los otros presidenciables del FAU Hermes Binner (Partido Socialista), Julio Cobos (UCR) y Fernando “Pino” Solanas, en tanto Carrió -alejada del espacio- es partidaria solo de acordar con Macri.
“Voy a convencer a todos los que haya que convencer, yo no me quedo con las negativas, porque puede haber un momento que quienes en un principio dijeron que no, digan que sí”, afirmó, convencido de que la “única posibilidad” de ganarle al kirchnerismo en octubre es a través de un gran acuerdo opositor.
En ese marco, recordó que en el 2010 tanto Binner como Cobos y Ricardo Alfonsín firmaron junto a él, el ex presidente Eduardo Duhalde y Macri, entre otros dirigentes opositores, un “acuerdo de gobernabilidad” a instancias del ex jefe Gabinete de la Alianza, Rodolfo Terragno, sin “distinción de izquierdas o derechas”.
“Si fuimos capaces de sentarnos con otros y firmar políticas de Estado, no veo por qué razón hoy no deberíamos poder avanzar en consensos en la resolución de problemas centrales del país”, agregó.

“Equilibrio”.
El titular de la UCR fundamentó su planteo con la necesidad de que Argentina “recupere” desde una “coalición de gobierno” el “equilibrio de sus sistema político, perdido con la crisis de 2001”, porque, dijo: “No estoy dispuesto a seguir viviendo en un país en el que el que gana se siente dueño del poder”.

Candidatura.
Durante la entrevista telefónica con Télam, Sanz dijo no estar dispuesto a bajar su candidatura presidencial en pos de lograr un gran acuerdo electoral opositor y ratificó que competirá en las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) de agosto.
“No, para nada”, contestó al ser consultado si dejaría de lado sus aspiraciones presidenciales y agregó que “la garantía de un acuerdo (opositor) es que cada uno de los oponentes mantenga su identidad y al final del camino que la gente decida en las primarias, que son una herramienta fabulosa de posicionamiento y potenciación de cualquier propuesta electoral”.
Por otra parte, el senador volvió a plantear la necesidad de establecer “acuerdos de gobernabilidad” porque “para gobernar la Argentina que viene ningún partido va a contar con mayoría parlamentaria propia”.
“Se necesita un acuerdo de gobernabilidad que permita construir una mayoría que sustente al próximo gobierno”, reflexionó y se preguntó: ¿Por qué no comenzar a explorarlo ahora y que el acuerdo electoral venga como una consecuencia natural de ello?

Cobos.
Por otra parte, el senador por Mendoza rechazó las definiciones de su adversario interno, Julio Cobos sobre que las “indefiniciones” respecto a Macri y Massa complicaron las chances del frente e ironizó: “Todas las encuestas son por encargo”. (Télam)