Se multiplican rechazos contra la Corte

2X1 PARA GENOCIDAS: "LAS CONSECUENCIAS PUEDEN SER ABERRANTES", ADVIRTIO EL JUEZ BALTASAR GARZON

La posibilidad de que cientos de condenados por crímenes de lesa humanidad puedan salir en libertad a partir de la decisión de la Corte Suprema de abrirles las puertas de las cárceles mediante la aplicación del beneficio del 2×1 acumula una crítica tras otra, informó ayer el diario Página 12.
“Las consecuencias de este fallo pueden ser aberrantes”, advirtió el juez español Baltasar Garzón y dijo que lo ” avergüenza que se cambie la posición de Argentina en estos años en materia de derechos humanos”. “Es un gran retroceso”, criticó también Ignacio Montoya Carlotto lo resuelto por los supremos. El nieto de la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, afirmó sentir “una gran decepción” y remarcó que se beneficia a “los criminales más temidos de la Argentina”.

Reacción inmediata.
La reacción de los organismos de derechos humanos en contra del fallo de la Corte que con el voto de Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz -los dos jueces designados por Mauricio Macri- y Elena Highton de Nolasco favoreció al represor Luis Muiña fue inmediata. Inmediata fue también la presentación de planteos por parte de otros partícipes de crímenes de lesa humanidad que también reclaman que les apliquen el 2×1.
Hasta ahora ningún otro represor obtuvo ese beneficio, pero la posibilidad está latente y sigue generando repudios. “El fallo es una trampa grosera”, alertó Garzón y planteó: “Me gustaría saber a cuántos presos comunes les es aplicable este razonamiento, quedaríamos sorprendidos.”

Highton de Nolasco.
El ex juez de la Audiencia Nacional de España declaró que la decisión de la Corte “sorprende, aunque no tanto en función de los tiempos que vivimos” y que “es muy grave lo que se está percibiendo” en cuanto al desprecio de las políticas en materia de derechos humanos. En declaraciones a Radio Rebelde, consideró que “las consecuencias de este fallo pueden ser aberrantes. Es muy grave y socava los cimientos de la lucha contra la impunidad”. Y añadió: “Me avergüenza que se cambie la posición de Argentina en estos años en materia de derechos humanos.”
El jurista, quien como magistrado dio luz verde al reclamo en España por los crímenes de la dictadura mientras imperaban en el país las leyes de Punto Final y Obediencia Debida, apuntó al voto de Elena Highton de Nolasco: “En 2009 mantuvo una posición contraria, tiene que explicar por qué cambia de posición. No se puede jugar con las interpretaciones, un tribunal puede cambiar de postura, pero lo tiene que argumentar.”

Montoya Carlotto.
Otra voz que se alzó fue la del nieto recuperado de la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto. “Sentí una gran decepción con el fallo de la Corte, es un gran retroceso. Estos señores son los criminales más temidos de la Argentina, ¿qué queda entonces para el resto?”, expresó.
Para Montoya Carlotto, el cambio de clima político tras la asunción de Mauricio Macri posibilitó este escenario. “Creo en la independencia de poderes, pero algo debe haber relacionado al cambio político. No deberíamos estar volviendo a hablar de cosas juzgadas, es muy triste”, declaró.
Además, instó a que la marcha del miércoles a Plaza de Mayo sea masiva. “Hay que armarse y seguir luchando, espero que seamos mucho”, afirmó a FM La Patriada. Los organismos de derechos humanos convocaron a concentrarse ese día a las 18 horas en Plaza de Mayo para manifestar el rechazo a la aplicación del 2×1 a los genocidas.

Donda.
Victoria Donda, diputada de Libres del Sur e hija de desaparecidos, consideró “inadmisible” el fallo de la Corte Suprema, que no fue acompañado por el presidente del tribunal, Ricardo Lorenzetti, ni por Juan Carlos Maqueda. “Jurídicamente es una aberración, es una interpretación que es resultado de un clima de época, de una lectura política de ser parte de una sociedad donde tenemos un Presidente que niega la cifra de desaparecidos en el país. En otro contexto, esto no puede ser posible”.
La diputada no dudo en calificar la decisión del máximo tribunal como “uno de los fallos más graves de la historia de la Corte Suprema. Ni la Corte menemista tuvo fallos tan graves”, enfatizó durante una entrevista con Radio Mitre.

Gioja.
Por su parte el diputado y titular del Partido Justicialista, José Luis Gioja, calificó el fallo como “una devolución de favores” al gobierno de Macri por parte de Highton de Nolasco, Rosatti y Rosenkrantz.

Descontento del Gobierno.
El jefe de gabinete, Marcos Peña, mostró el descontento del Gobierno respecto al fallo de la Corte Suprema que habilitó el beneficio del 2×1 para los casos de delitos de Lesa Humanidad.
“Es un símbolo de la impunidad en la Argentina, que beneficiaba a los delincuentes por crímenes más duros y peor aún si se trata de crímenes de lesa humanidad”, sentenció el funcionario nacional en una entrevista a Radio Nacional. A su vez, añadió que espera que la disposición se disponga de la manera más restrictiva posible.
Marcos Peña también trató de desligar al Gobierno de cualquier influencia en el fallo realizado esta semana por la Corte Suprema y criticó a aquellos que consideran que la decisión del máximo tribunal se debió a un cambio de época: “Esto refleja una mirada que no contempla que la justicia es independiente”.
El jefe de gabinete se refirió también a otros temas de la agenda nacional, como la posible candidatura de Cristina a las elecciones legislativas de octubre y los rumores que despertaron su encuentro de esta semana con Alfonso Prat Gay: “Siempre tendrá un lugar en Cambiemos”.