Se negó a declarar el imputado por el accidente

ACUSADO DE MATAR A UN JOVEN DE 25 AÑOS

El militar acusado, Yonatan Maurette, de 26 años, fue trasladado ayer alrededor de las 9 al palacio de Tribunales y, tras reunirse con su defensa, se negó a declarar ante el fiscal a cargo de la Unidad de Delitos Culposos, Pablo Cistoldi.
En cuanto a la reconstrucción de los hechos ocurridos en la madruga del domingo, Cistoldi confirmó que “podemos saber que en el momento de ser embestido estaba con vida, y hay que ver en qué momento se produce la lesión mortal, para ver si es el momento que lo engancha o en el arrastre”.
El fiscal confirmó que el conductor del vehículo que atropelló y mató a Barragán “optó por no prestar declaración”, e indicó que “hicimos el pedido de detención”.
En torno a las imágenes registradas por una cámara de seguridad ubicada en la zona del hecho, el fiscal detalló que el dispositivo “no estaba enfocando (al lugar del impacto) y se ve después pasados unos minutos a la moto en el lugar y la llegada de la Policía”.
En cuanto a los exámenes que se le practicaron a Maurette una vez que fue atendido, Cistoldi confirmó que espera el resultado de las pericias químicas para saber si había consumido alcohol o estupefacientes, algo que fue deslizado por los policías que lo aprehendieron.
Ahora, el juez de Garantías Gabriel Bombini deberá resolver el pedido de detención de la fiscalía, que enviaría al militar a la Unidad Penal 44 de Batán.

Declaraciones.
El domingo por la mañana, Diego Parisotti, quien iba en la moto junto a Barragán, aseguró que el conductor que mató a su amigo “no frenó nunca”.
En declaraciones a la radio AM LU6 de Mar del Plata, Parisotti expresó que escuchó “un auto que aceleraba y chocaba con la moto e impactó con el cuerpo de mi amigo”.
“No entendía que pasaba porque no lo veía a Nahuel, el conductor del auto no frenó nunca, siguió su recorrido como si nada hubiera pasado”, aseveró el joven.
“Recuerdo que nosotros caemos (de la moto) porque tocamos el cordón y, cuando estábamos reponiéndonos de la caída, ocurrió este desastre”, relató.
“Yo caí sobre el pasto y Nahuel se quedó en el medio de la calle. A los pocos segundos se nos acercó un chico en una bicicleta. Paró y nos preguntó si estábamos bien. Nahuel le respondió que sí, pero creo que se había lastimado una pierna. Estaba arrodillado como cuando te pegan jugando al fútbol. No habrán pasado diez segundos cuando de repente escuché el sonido de un auto muy acelerado”.

Los hechos.
El hecho ocurrió el domingo alrededor de las 4 de la madrugada cuando Nahuel Barragán iba abordo de una moto junto Parisotti y en la intersección de la avenida Colón y la calle 190 fue embestido por un Peugeot 206 color rojo que manejaba el suboficial Yonatan Maurette, de 29 años.
Como resultado de este choque, la víctima fatal fue arrastrado durante 10 cuadras por el auto hasta la casa de Maurette, que entró a su domicilio para dormir.
Por la mañana, unas cuatro horas después del accidente, gracias a la denuncia de un canillita que pasaba por el lugar, el personal policial de la comisaría 12° fue hasta el lugar y encontró el cuerpo de Barragán debajo del auto.
Nahuel era hijo único. No tenía padre ni hermanos y junto a su madre vivían en la misma finca que sus tíos, quienes tenían la casa delante de la suya. (Télam / Infobae)