Se suman gobernadores

RESPALDAN LOS AUMENTOS

El gobernador correntino Ricardo Colombi apoyó ayer la suba de tarifas impulsada por el Gobierno nacional y aseguró que en su provincia los usuarios pagan “2.000 o 2.500 pesos por mes y no se quejan”.
El mandatario marcó así una diferencia entre los usuarios correntinos y los habitantes de la Capital Federal y el Gran Buenos Aires que protestan por el ajuste de hasta el 400% en las tarifas de energía eléctrica.
La mayoría de los gobernadores, los funcionarios del Gobierno nacional y hasta las empresas de servicios salieron a reclamar a la Corte una rápida resolución y advirtieron sobre las consecuencias de un fallo adverso que frene el tarifazo.
“Hay un 80 por ciento de la población que no siente el efecto de los aumentos. Acá (en Corrientes) la luz la estamos pagando 2.000 o 2.500 pesos por mes y la gente no se queja”, aseguró el mandatario correntino.
Con Colombi ya son trece los gobernadores que, con distinto tenor, apoyaron la decisión de la administración de Macri de incrementar las tarifas, aunque algunos de ellos protestaron porque fue en “shock” y no de manera progresiva.
Los aliados María Eugenia Vidal, de Buenos Aires; Gerardo Morales, de Jujuy; Alfredo Cornejo, de Mendoza; y Juan Manuel Urtubey, de Salta, fueron los primeros en salir a armar una red de contención para Macri.
Después se sumaron Gustavo Bordet, de Entre Ríos; Domingo Peppo, de Chaco; Rosana Bertone, de Tierra del Fuego; Juan Schiaretti, de Córdoba; Omar Gutiérrez, de Neuquén; y el santafesino Miguel Lifschitz.
Lifschitz apoyó pero con críticas: cuestionó lo que llamó “tozudez” del gobierno al poner en vigor los aumentos de las tarifas de servicios públicos sin hacer consultas públicas. (NA)