Se reavivó la polémica en Entre Ríos

El mandatario provincial se reunió con un grupo de ambientalistas en la sede de la intendencia de Concordia. Su pedido generó malestar entre los asambleístas, quienes ratificaron el bloqueo de la ruta 136.
El gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, reclamó ayer la finalización del bloqueo sobre la ruta internacional 136, y reavivó el descontento entre los ambientalistas de Gualeguaychú, quienes no planean suspender la medida que se mantiene desde hace más de dos años en rechazo a la papelera Botnia.
"Nadie vería levantar el corte como una claudicación", destacó Urribarri, luego de reunirse con un grupo de ambientalistas en la sede de la intendencia de Concordia.
Según consideró el mandatario provincial, el levantamiento del corte podría ser una gran noticia nacional. "Les dije que los gobiernos podemos hacer mucho para ayudar en esa causa pero, como lo he venido sosteniendo desde antes de ser gobernador, es necesario el levantamiento previo del corte en Gualeguaychú y el abandono de esa metodología en el resto de los pasos", enfatizó Urribarri.
No obstante, los ambientalistas confirmaron que continuarán con la medida durante los meses de verano.

Firmeza.
El miembro de la Asamblea de Gualeguaychú Jorge Fritzler admitió que la finalización del corte "es tema de evaluación permanente", pero destacó que "la decisión es mantener" el bloqueo sobre el Puente General San Martín.
En declaraciones a la prensa tras el encuentro con Urribarri, Fritzler destacó que "el corte se va a mantener por ahora", y anticipó que podría extenderse de manera "sorpresiva" a los pasos fronterizos de Colón y Concordia.
El pedido oficial cayó mal entre los asambleístas, que señalaron que sólo se irán de la ruta si "los Estados se Argentina y Uruguay logran que la empresa Botnia se retire de la región".
El mandatario entrerriano recibió a la Asamblea en el marco de una audiencia formal, solicitada por los vecinos de Gualeguaychú luego de que Urribarri pidiera que se terminen los cortes en la provincia.
Los asambleístas sostuvieron, por otra parte, que el gobernador les confirmó que no tiene "pruebas" de que Botnia contamina, pero que "cree que sí lo hace".
"Aclaró los dichos que circularon de su parte. Dijo que fue sacado de contexto. El gobernador precisó que no tenía en sus manos fundamentos sobre la contaminación de Botnia y nosotros pusimos en sus manos documentación que certifica que sí lo hace", sostuvo.
Según se acordó, funcionarios de la Gobernación entrerriana mantendrán un nuevo encuentro con los ambientalistas la semana próxima.
El pedido de los ambientalistas a la gestión de Urribarri gira sobre tres puntos: "Una campaña en Europa para denunciar la contaminación de Botnia; que se reclame ante el Gobierno nacional la aplicación del Código Aduanero y que se eleve una queja formal al Gobierno de Tabaré Vázquez". (NA)