“Se respetarán las decisiones de todas las asambleas”

El titular de la Federación Agraria de Gualeguaychú, Juan Ferrari, explicó que esta vez “no se quiere interrumpir el paso de la gente que viaja por turismo”. Carbap reiteró que se encuentra en estado deliberativo.
Con la mirada puesta en evitar cortes de ruta para no afectar al turismo del interior del país, los productores rurales volverán esta semana a las protestas contra la política agropecuaria del Gobierno de Cristina Kirchner. Los dirigentes de las entidades que conforman la Mesa de Enlace Agropecuaria saben que una vez que los productores se instalan en las rutas es muy difícil bajarlos.
En definitiva, la dirigencia rural no quiere que un conflicto similar al que comenzó en marzo de 2008, y que se extendió por varios meses, perjudique a comerciantes y empresarios turísticos, en una temporada de verano que ya se ve afectada por la crisis financiera internacional.
En diálogo con Noticias Argentinas, el titular de la Federación Agraria de Gualeguaychú, Juan Ferrari, explicó que con la protesta del campo esta vez “no se quiere interrumpir el paso de la gente que viaja por turismo”. No obstante, Pablo Orsolini, vicepresidente de la Federación Agraria, advirtió que de retornar la protesta sería más fuerte que el 2008, y que “va a ser muy difícil sacarlos a los productores de la ruta”.
En tanto, el presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), Pedro Apaolaza, explicó que “el conflicto no va a amainar en su intensidad”, dado que “están dadas las condiciones para que esto se agudice aún más”.

Sin “desgastes”.
La crisis del campo ubica a los productores agropecuarios en un escenario de tensa y delicada calma con un estado deliberativo sobre la necesidad de protestar sin “desgastes” hasta mediados de febrero.”La situación es de una tensa y delicada calma y hay que manejar los tiempos con mucha habilidad”, reconoció el titular de la Sociedad Rural de San Pedro, Pedro Víctores, a Noticias Argentinas.
Mientras que el vicepresidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Alejandro Delfino, salió al cruce de versiones sobre la posibilidad de que algunos dirigentes intenten “moderar a toda costa”. “La impronta de los productores es absolutamente imprescindible y se respetarán las decisiones de todas las asambleas”, sostuvo Delfino. A lo largo de la jornada, se tejieron especulaciones sobre el tenor de la protesta agropecuaria.
Federico Bur, presidente de la filial de FAA de Gualeguay confió que si bien sostienen el mandato de analizar el regreso a las rutas a partir del 20 de febrero, esto no significa que no haya movimientos espontáneos y se regrese antes”. “Nuestro debate es duro porque hay gente con posiciones encontradas, pero todos están de acuerdo en que debe presionarse a los políticos para que actúen por sus localidades y los reclamos del campo”, dijo Bur.

Asambleas.
En tanto la Confederación de Asociaciones Agropecuarias de Buenos Aires y La Pampa, reiteró ayer en dos comunicados que en “enero” la entidad “se encuentra” en estado deliberativo por cinco asambleas desde el 9 hasta el 16 y luego la reunión del Consejo Directivo. Para Víctores, también integrante de Carbap es aventurado decidir “si van a las rutas o no”, y “en todo caso hay que discutir cuántos van a ir a las rutas”.
“Un corte lo pueden hacer cinco personas pero eso no significa que estén todos encolumnados en la misma protesta”, razonó el dirigente que lideró parte de la protesta agropecuaria en la Ruta 9 durante 2008. El ruralista consideró que “enero significa un período para ir madurando el futuro”. (NA)