Segunda vez en tres meses

El gobierno de Santa Fe cambió ayer por segunda vez en tres meses la cúpula de la policía provincial, luego de la crisis que provocó la renuncia del ex jefe Hugo Tognolli, investigado por presunta protección a un narcotraficante.
El ministro de Seguridad de Santa Fe reemplazó en la tarde de ayer al jefe Cristian Sola, investigado por presunto enriquecimiento ilícito, por el comisario Omar Odriozola, quien se desempeñó como jefe de la fuerza en el departamento La Capital, informaron fuentes oficiales.
La oposición local, que había pedido en varias oportunidades la renuncia de Sola por haber sido el segundo de Tognolli, valoró el gesto pero lo consideró tardío.
La medida se adoptó en medio de un fuerte debate en esta provincia sobre la relación entre las fuerzas de seguridad y las bandas narcos, y tras el incremento de los homicidios dolosos en Rosario durante 2012.

Cambios.
El ministro de Seguridad Raúl Lamberto anunció ayer en Santa Fe el reemplazo de la cúpula policial integrada por Cristian Sola y José Luis Romitti por la de los comisarios generales Omar Odriozola y Raúl Ardiles.
Descartó que los cambios hayan sido provocados por el crecimiento del delito violento en Rosario y Santa Fe, y dijo que obedecen a cuestiones burocráticas y estacionales.
“Todos saben en el seno de la fuerza que los meses de febrero y marzo son un período de cambios y suelen ser tomados con habitualidad. Este cambio debe ser valorado en forma similar, aun cuando se realiza en tiempos de reclamos por la temática de la seguridad”, dijo el funcionario.
También agradeció a la cúpula saliente: “Soy respetuoso de los jefes salientes, porque no ha sido fácil ser jefe en tiempos tan complejos como los que estamos viviendo y los vividos, especialmente en la institución policial”.
Lamberto indicó tras el acto que los reemplazos llegan “en un tiempo oportuno” porque, agregó, “estamos en una idea transformadora y esos cambios corresponden con eso estos”.

Reestructuración.
A su turno, el nuevo jefe policial señaló que “ahora viene la reestructuración de la fuerza” para lo cual, anunció, hoy se reunirá con ministros del gobierno provincial con el fin de avanzar en ese sentido.
Consideró que habrá “una continuidad con las gestiones que se venían dando” en la policía santafesina y evaluó como “muy compleja” su tarea.
Según se informó oficialmente, Odriozola se desempeñó como jefe de la Unidad Regional I de policía, con asiento en la ciudad de Santa Fe, y antes había estado a cargo de la Unidad de Protección a Testigos y Querellantes de esta provincia.
El subjefe Raúl Ardiles se desempeñó como jefe de la Unidad Regional VII, en el departamento Garay de Santa Fe.

Narcos.
En octubre del año pasado, el gobierno del socialista Antonio Bonfatti tuvo que reemplazar al entonces jefe de la policía, Tognolli, cuando se conoció públicamente que era investigado por la justicia federal rosarina por presunta protección a un narco.
En su lugar asumió Cristian Sola y tras el narcoescándalo la oposición justicialista de esta provincia pidió su renuncia en reiteradas ocasiones.
El diputado provincial del Movimiento Evita, Gerardo Rico, reveló que el comisario era investigado por la Dirección de Asuntos Internos de la propia policía por enriquecimiento ilícito.

Declaraciones.
El titular del bloque de diputados del Frente para la Victoria, Agustín Rossi, dijo ayer tras los cambios en la cúpula policial santafesina que se tardó “120 días en una decisión que se podría haber tomado en el momento del desplazamiento de Tognolli”.
“Quizás hubiésemos tenido mejores resultados de los que tenemos ahora”, añadió, y aclaró que a su criterio “los desplazamientos de Sola y de Romitti van en buen sentido”.
Por su parte, el diputado nacional santafesino del FpV, Omar Perotti, coincidió con Rossi en que “se ha perdido mucho tiempo” para tomar la decisión. (Télam)