Senado avanza con el debate sobre el voto de los jóvenes

El Senado abrirá esta semana la discusión en comisión del proyecto para reformar el Código Electoral y establecer el voto optativo para los jóvenes a partir de los 16 años, que busca ampliar los derechos políticos de esa franja de la población.
El texto, impulsado por el senador Aníbal Fernández en la cámara alta junto a su par de Chaco, Elena Corregido, cuenta con el respaldo tanto de legisladores del oficialismo como de la oposición, que coincidieron con la necesidad de abrir el debate en torno al proyecto.
“Proponemos que tal como es en la actualidad para los mayores de 70 años, el voto sea un derecho y no una obligación también para los jóvenes entre los 16 y los 18 años”, enfatizó el senador, quien confirmó que el proyecto será debatido en la comisión de Asuntos Constitucionales del Senado, que preside el senador Marcelo Fuentes.

El derecho juvenil.
Precisó que la ley propone que los jóvenes puedan “ejercer en forma voluntaria sus derechos” y que nadie piensa en “obligar” sino que sólo lo hagan aquellos que quieren hacerlo.
Según los fundamentos, el “aliento” brindado a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner “por miles de jóvenes y su genuina expresión de voluntad de sumarse a los cambios políticos, sociales y económicos que su gobierno representa, nos convencen de la necesidad de modificar la edad mínima requerida para votar”.

Objetivo.
El proyecto tiene como objetivo “la ampliación de los derechos políticos de los jóvenes de entre 16 y 18 años de edad, constituyendo un nuevo paso en el proceso de construcción de mayor ciudadanía para esta franja de la juventud”, de acuerdo al texto.
En cuanto a la legislación comparada, tanto en países europeos como latinoamericanos, se aprobaron leyes que otorgan una nueva responsabilidad política a la juventud para que pueda elegir a sus representantes en todos los niveles de gobierno.
Para Fernández, esta iniciativa “significa la profundización de un proceso de participación política, a partir de la incorporación de una franja cada vez más amplia de población” e “implica, además, el reconocimiento en esta franja etaria de capacidades y potencialidades hasta ahora invisibilizadas por una parte de la sociedad”.

Extranjeros.
En ese marco, Fernández presentó otra iniciativa que complementa a la anterior y que busca reconocer el derecho a votar de los extranjeros que acrediten una residencia mínima de dos años en el territorio argentino.
Se trata de un tema que también cuenta con proyectos similares en la Cámara de Diputados, donde legisladores de varios bloques parlamentarios también presentaron proyectos para establecer el voto optativo de jóvenes a partir de los 16 años, que no tienen diferencias sustanciales, por lo que se estima que se podrá avanzar en importantes consensos.
Uno de ellos fue impulsado por el diputado del Frente para la Victoria, Jorge Yoma, quien recordó que en 1997 presentó un proyecto en ese sentido en el Senado, luego en 2004 volvió a impulsarlo en la Cámara de Diputados y, finalmente, en marzo último reiteró su propuesta, con la firma de su par del bloque, Diana Conti, titular de la comisión de Asuntos Constitucionales de la cámara baja.
“Hace rato que vengo trabajando en el tema. Es notable la diferencia entre lo que dicen los adultos y lo que quieren los chicos a los que sí les interesa participar y votar”, enfatizó Yoma, quien consideró que “los jóvenes están cada vez más capacitados para votar y preocuparse por los problemas del país”.

La oposición.
En tanto, desde la oposición uno de los legisladores que presentó un proyecto similar en la cámara baja, fue el diputado del Frente Amplio Progresista, Claudio Lozano, quien precisó que planteó la iniciativa en 2010 “como un paso en términos de democratización institucional”
“No creo que haya diferencia sustancial entre nuestro proyecto y el del oficialismo pero no nos preocupa la razón coyuntural que tengan”, dijo Lozano, quien consideró que “los mayores de 16 años son imputables penalmente, consecuentemente lo razonable es que también puedan decidir cómo se organiza y se vive en el país”.
Por su parte, el titular del bloque de diputados nacionales del radicalismo, Ricardo Gil Lavedra, adelantó que la UCR “está de acuerdo en la ampliación de derechos” pero consideró a la iniciativa como “una maniobra electoralista” aunque anticipó que esa fuerza realizará una reunión partidaria para definir su postura en torno a la reforma al Código Electoral.
De todos modos, Gil Lavedra sostuvo que el voto “debe ser obligatorio y no optativo porque así lo establece el artículo 37 de la Constitución Nacional”. (Télam)