Sequía e inundaciones

Mientras en la región del Impenetrable chaqueño la crecida de los ríos Bermejo y Bermejito, provocan inundaciones que anegan numerosos pueblos en su mayor parte poblados por indígenas y criollos, en el centro y sudoeste de la provincia se registra la peor sequía de los últimos 30 años. En el Impenetrable las inundaciones persisten y aún es imposible calcular los daños que producirán mientras distintas áreas del gobierno se preocupan por asistir a los afectados, anticipándose al “día después”. El Ministerio de Desarrollo Social asiste y controla a la población que retornó a sus viviendas y a quienes continúan evacuados, en tanto el Ministerio de Salud, prevé epidemias y contagios por el consumo de agua no potable. En tanto las poblaciones chaqueñas ubicadas en el centro-oeste y sudoeste mantienen la preocupación por la intensa sequía que provoca la falta de lluvias. “Los pastos están secos, llevar agua para los animales se transforma en una odisea, los molinos tiran muy poco agua de las perforaciones”, se lamentaba el productor ganadero Isaac Laventer que tiene su campo al sur de Los Frentones. La situación se repite en localidades como Avia Terai, Concepción del Bermejo, y Pampa del Infierno y Río Muerto.