“Si me pasa algo miren hacia el norte”

La presidenta Cristina Fernández encabezó ayer un acto en Casa de Gobierno en el que se firmó con 17 provincias la prórroga de vencimientos de intereses de deuda por 1.880 millones de pesos, en el marco del Fondo de Desendeudamiento creado por el gobierno nacional en 2010.
“Es un gran desahogo para las provincias, que se van desendeudando paulatinamente mediante la utilización del Fondo”, expresó la Presidenta durante el acto celebrado en el Salón de Mujeres Argentinas, que contó con la presencia de mandatarios provinciales, el ministro de Economía, Axel Kicillof; el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich; y el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, entre otras autoridades.
El acuerdo firmado prorrogó por tercera vez en el año y hasta el 31 de diciembre próximo el período de gracia para las deudas de 17 provincias, lo que ya permitió un ahorro acumulado de 5.705 millones de pesos para todas las jurisdicciones y será de 7.585 millones de pesos a fin de año.
A diferencia de la prórroga firmada a fines de julio, en este tramo fueron incorporadas las provincias de Neuquén, Río Negro, Chubut y Mendoza.
Cristina precisó que el Fondo de Desendeudamiento eliminó el coeficiente de estabilización de referencia (CER) en el cálculo de las deudas provinciales e incorporó el uso de Aportes del Tesoro Nacional (ATN) para la refinanciación de las mismas.
La deuda inicial reestructurada de las provincias con la Nación ascendía a 65.500 millones de pesos e incluyó pasivos con la Nación por la entrega de bonos Bogar 2018, Boden 2011 y 2013, en el marco del Programa de Financiamiento Ordenado (PAF).
Hasta entonces, las deudas de los Estados provinciales se incrementaban cada vez más porque se les aplicaba un ajuste por CER, además de los intereses sobre el capital adeudado.
Al disponerse la reprogramación en 2010, la Nación reconoció 9.600 millones de pesos por Aportes del Tesoro Nacional (ATN) no distribuidos, por lo que el stock de deuda se redujo en un 15%. El pago del saldo se pactó a un plazo de 20 años, con una tasa de interés anual del 6%.
El acuerdo inicial contemplaba tres años de gracia para el pago de intereses y utilidades, vencido en diciembre último. Con el programa firmado en esa oportunidad se dispuso una revisión trimestral de las metas comprometidas.
El acuerdo fue suscripto por las provincias de Buenos Aires, Catamarca, Entre Ríos, Jujuy, La Rioja, Misiones, Salta, Santa Cruz, San Juan, Tierra del Fuego, Tucumán, Chaco, Corrientes, Neuquén, Río Negro, Chubut y Mendoza.

Amenazas.
La presidenta también se refirió a las amenazas que recibió del Estado Islámico y pidió sin embargo que, si algún día sufre algún atentado, “no miren hacia el Oriente, miren hacia el Norte”.
“Lo digo muy en serio: si me pasa algo que nadie mire hacia el Oriente, miren hacia el Norte. Después de ver las cosas que se están haciendo desde determinadas sedes diplomáticas y escuchar las cosas que han dicho en la Asamblea de la ONU no me quedan dudas. Digas lo que digan, si me pasa algo no viene de Oriente”, subrayó.

Villas.
Cristina además anunció la creación de la Secretaría de Acceso al Hábitat, que estará a cargo del arquitecto Rubén Pascolini, y tendrá como objetivo la urbanización de villas de emergencia de todo el país, en las que se otorgarán títulos de propiedad a sus habitantes.
“Cada habitante tiene derecho a un pedazo de tierra para construir su hogar y vivir dignamente”, sostuvo la mandataria, quien adelantó que como primera meta esta Secretaría prevé la urbanización de cien barrios informales en 400 manzanas de terrenos fiscales, con una inversión de 2.118 millones de pesos.
La idea de esta iniciativa, sostuvo Cristina, es “lograr que los barrios informales, los denominados villas de emergencia, sean incorporados a la trama urbana, sean incorporados jurídicamente con el acceso a la propiedad de la tierra, como lo ordena la Constitución Nacional”. (Télam y NA)