“Siento vergüenza y tengo miedo”

EL MEDICO QUE MATO A UN LADRON PIDIO PERDON EN UN PROGRAMA DE TELEVISION

El médico Lino Villar Cataldo, quien el viernes mató a un ladrón que lo asaltó en la localidad bonaerense de Loma Hermosa, le pidió disculpas a la madre del fallecido, aseguró que siente “mucha vergüenza” por lo ocurrido y dijo que tiene “mucho miedo” de que lo maten a él y a sus hijos.
El profesional, que recuperó su libertad el miércoles tras permanecer detenido cinco días por el homicidio del delincuente, explicó en el programa de televisión “Animales Sueltos” que disparó porque creyó que lo mataban y dio su versión de los hechos.
“Yo realmente miro a la gente y tengo ganas de agachar la cabeza, siento mucha vergüenza, nunca pensé en esto, no estoy preparado para esto, me formé para otra cosa”, afirmó el cirujano paraguayo al hablar por primera vez tras el hecho.
Villar Cataldo dijo “comprender el dolor de madre” -en referencia a la madre del joven fallecido, Ricardo Krabler (24)- y mirando a la cámara y entre lágrimas afirmó: “Le pido perdón, no tuve nunca la intención de sacarle la vida a su hijo”.
Poco antes, el médico detalló que está viviendo “escondido”, que extraña a sus pacientes porque no puede trabajar y que se quiere ir del país o al interior, pero la Justicia se lo prohíbe.
“Tengo mucho miedo, pero mucho más miedo de que maten a mis hijos. Hoy les rogaba que no salgan a la calle, que se queden todo el día adentro de casa. No sé cómo va a continuar esto, no sé cómo va a seguir la seguridad de mis hijos”, dijo Villar Cataldo, aún con un hematoma en la frente y en uno de sus ojos, producto del golpe que recibió en la cabeza al momento del asalto.

“Abandonar la casa”.
“No sé que va a ser de mi vida de acá en adelante. Donde yo tengo el consultorio vivía mi hijo. Tuvimos que abandonar esa casa y mi hijo se quedó sin casa por las amenazas. Mis hijos me decían ‘papá, en el mismo momento en que vos estabas ahí y que estaba la Policía, se escuchaban los tiros que tiraba esa gente al aire (como amenaza)'”, contó.
“A mi, desde muy chiquito, siempre me enseñaron el sacrificio, el trabajo, la honestidad. Pero (los familiares del joven muerto) de eso no hablan, hablan permanentemente de agresiones, hablan de venganza, de matar, de quemar, lágrima por lágrima lo va a pagar. ¿Quién me va a proteger de todo eso, cuánto va a ser así-, cómo va a ser mi vida después de todo esto?”, se preguntó.
Villar Cataldo agregó que “nunca más” quiere tocar un arma de fuego y le sugirió “a la gente que no compre nunca” una tal como lo hizo él porque sufrió cinco o seis episodios de inseguridad.
“No sé si es mejor o peor tener un arma porque en este momento nos matan aun cuando uno les entrega todo. Yo le diría a la gente que no compre nunca un arma. Yo después de esto, aunque la justicia me diga o no ‘venga a retirar su arma’, no la quiero, no quiero nunca más un arma”, remarcó el cirujano.

Agradecimientos.
El cirujano agradeció a todos los que le enviaron su solidaridad, pero aclaró: “El apoyo me hace feliz pero no quiero ser ejemplo de nadie”.
Luego se refirió a lo ocurrido el viernes pasado a las 21, cuando salí-a de su consultorio a bordo de su Toyota Corolla y fue abordado por un joven armado con un pistolón, el cual, se determinó luego, no estaba cargado.
“Yo pensé que si no hacía eso, estaba muerto, yo no tuve nunca intención de matar a nadie, defendí mi vida”, sostuvo el cirujano, que consideró que él es una “víctima” porque salía de trabajar y fue agredido.
“Yo veía la muerte, sentía que me moría, sentía que me mataban. Tras recibir este golpe (por el de la cabeza) fui sacado violentamente del auto, me caí en la cuneta que está entre el cordón y la calle y (el ladrón) me pasó con las ruedas del auto sobre las rodillas”, relató.
Afirmó que después el delincuente tenía intención de aplastarlo y tuvo que hacer una maniobra para rodar por el suelo para que no lo volviera a pisar con el auto y tomar el arma que tenía en el cantero del frente de la casa.
“Todo pasó en segundos”, aseguró el médico, que dijo que tras disparar entró a la casa, dejó el arma en el escritorio y llamó al 911. Si bien no lo mencionó, en su descargo ante la Justicia el médico dijo que debió disparar porque cuando estaba tirado en la vereda, el ladrón le apuntó y le dijo: “¡Te voy a matar hdp!”. (Télam)

Compartir