“Sin reglas no hay desarrollo”

CARLOS ROSENKRANTZ REALIZO SU PRIMER ACTO

Tras asumir como presidente de la Corte Suprema la semana pasada, el juez Carlos Rosenkrantz tuvo ayer su primer acto oficial junto al presidente Mauricio Macri en la inauguración del J20, el encuentro judicial en la previa del G20, donde llamó a honrar “la imparcialidad y la independencia”.
“Contribuimos con la Justicia si honramos la imparcialidad y la independencia”, enfatizó Rosenkrantz, en el marco de la inauguración del encuentro, desarrollada en el Alvear Icon Hotel, de Puerto Madero.
Ante jueces de todo el mundo, el flamante titular de la Corte sostuvo: “Estamos convencidos de que sin reglas no hay desarrollo equitativo y sostenible posible, por la sencilla razón de que solo las reglas pueden estructurar la cooperación”.
“Sin reglas es imposible, por un lado, generar los incentivos para que las interacciones de los miembros de la sociedad sean cooperativas. Y, por el otro, sin reglas es imposible diseñar los mecanismos necesarios para distribuir los beneficios de la cooperación”, recalcó Rosenkrantz, luego de la exposición de Macri, con quien se saludó amablemente.
La conferencia del J20, realizada en el marco del G20, tiene como propósito abordar los principales desafíos de la justicia y el debate continuará hoy en el Centro Cultural Kirchner (CCK).

Interna.
En el escenario del J20, Rosenkrantz estuvo con la vicepresidenta de la Corte, Elena Highton, y con los ministros Horacio Rosatti, Juan Carlos Maqueda y Ricardo Lorenzetti, el saliente presidente con quien ya se suscitó una interna por el control del Centro de Información Judicial (CIJ).
El sitio, creado por Lorenzetti en 2008, dejó de funcionar tras el anuncio del cambio de conducción en septiembre pasado y recién el lunes volvieron a publicarse fallos de los juzgados federales.
En ese marco, se conoció que Rosenkrantz ordenó la “recuperación de la totalidad de los dispositivos tecnológicos que posibilitan el manejo del sitio web” del CIJ, al tiempo que denunció a su antecesor por haberlo vaciado de empleados.
El juez de la Corte Suprema Ricardo Lorenzetti acusó ayer al presidente del cuerpo, Carlos Rosenkrantz, por la paralización “momentánea” del CIJ y atribuyó esa situación al “clima de tensión, de temor, de amenazas telefónicas, de falta de respeto” que se generó tras su asunción.
En una explosiva carta, Lorenzetti cuestionó a su par por haber generado “un escándalo” con su pedido público por el control del Centro de Información Judicial y lamentó “semejante mediocridad” de su sucesor.
“En el día de la fecha me ha sorprendido su resolución número 3018 que ha publicado con ribetes de escándalo, algo que nunca ha sucedido en los últimos años y propio de épocas que hemos querido superar. Lamento muchísimo semejante mediocridad pero, estando en juego el prestigio de la institución, me veo obligado a contestar”, recalcó. (NA)