Sin respuesta, sigue la toma

SECUNDARIOS PORTEÑOS CONTRA LA REFORMA EDUCATIVA DEL PRO

Los 26 colegios secundarios porteños tomados en rechazo a la “Secundaria del futuro” que impulsa el Gobierno de la Ciudad mantendrán su protesta, luego de que la ministra de Educación, Soledad Acuña, no ofreciera en el día de ayer ninguna respuesta a los reclamos. Los estudiantes exigieron que “todas las comunidades educativas y los expertos en educación puedan discutir” el plan, en un proceso en el que los estudiantes participen activamente. En el día de hoy, desde las 17, marcharán desde el Ministerio de Educación de la Nación hasta el Ministerio de Educación porteño.
“No están dadas las condiciones para que se aplique la reforma en los 18 colegios precursores que están planteados para el año que viene”, señalaron los representantes de los centros de estudiantes en una conferencia de prensa en la que ratificaron la continuidad de las tomas., “A los estudiantes se nos corrió a un segundo plano”, señaló Antonella, de la Escuela Manuel Belgrano e insistió: “Estamos exigiendo una prórroga para en 2018 poder discutir cómo va a ser la nueva escuela”.

Más de dos semanas.
Manuel, del Lenguas Vivas, aclaró que no se alcanzó ningún acuerdo con Acuña, que recién el miércoles aceptó reunirse con los estudiantes tras más de dos semanas de colegios tomados contra el plan para los colegios secundarios impulsado por la administración de Horacio Rodríguez Larreta.
La reforma plantea para el 2018 una práctica formativa no rentada en empresas privadas para estudiantes de quinto año.
El representante del Lenguas también salió al cruce de los dichos de la ministra de Educación porteña, que insiste en vincular las tomas con distintos partidos políticos y sindicatos. “Sabe perfectamente que no estamos incentivados ni financiados por ningún sector político”, afirmó Manuel y remarcó: “Los estudiantes sabemos valernos por nosotros mismos, sabemos sentarnos a discutir con el ministerio de Educación”.

Padres.
Ayer a la mañana la ministra Acuña apareció en varios medios para reclamar a los padres que se pongan los “pantalones largos” y hagan que sus hijos levanten las tomas. Sin referirse al punto del reclamo, apuntó contra “varios legisladores del FIT y varios legisladores del Frente para al Victoria” que, dijo, “están yendo a las asambleas en las escuelas, están financiando la comida de los chicos los fines de semana”. “Hay sindicatos que están poniendo a bandas musicales adentro de las escuelas y les ponen los camiones cuando hacen las marchas”, abundó.