SOBRESEIDO

POR LA COMPRA DE LAS MAQUINAS, IBARRA FUE PROCESADO Y

Urnas electrónicas fueron al Congo
Las máquinas que se utilizarán para votar en los próximos comicios nacionales de la República Democrática del Congo fueron “creadas para las elecciones argentinas de 2017”, afirmaron organizaciones no gubernamentales estadounidenses, según publicó el diario The Washington Post. “Las máquinas compradas por el gobierno del Congo son hechas por la firma surcoreana Miru Systems Co., que creó las máquinas para las elecciones argentinas de 2017.

Causa a Ibarra.
El año pasado, el juez federal Ariel Lijo sobreseyó al ministro de Modernización, Andrés Ibarra, en una causa en la que se lo investigaba por presunto abuso de autoridad por la supuesta compra de equipos y software para implementar el voto electrónico, pese a que el Congreso, en 2016, decidió no aprobar esa modalidad de elección.
El fiscal Guillermo Marijuan había pedido abrir una investigación contra Ibarra en base a una denuncia fue realizada por la abogada Valeria Laura Carreras, quien pidió que se analizara un acuerdo suscripto con Corea del Sur para implementar el “gobierno electrónico”.

Licitación.
La denuncia incluía un artículo periodístico del diario La Nación en el cual se afirmaba que ya había un acuerdo con funcionarios en Seúl para que Corea participe en la licitación de máquinas y software de voto electrónico, e incluso ya habían llegado las primeras máquinas al puerto de Buenos Aires. Carreras pidió que se investigue si Ibarra pudo haber cometido los delitos de “malversación de caudales públicos”, “abuso de autoridad” y “violación de los deberes de funcionario público”.
Para la “Campaña No al Voto Electrónico”, integrada por Vía Libre, Transparencia Internacional e investigadores del Conicet, entre otros expertos, “era obvio” que las máquinas ya estaban encargadas antes de ser aprobada la reforma electoral. “The Sentry nos contactó por la sospecha de una maniobra extraña con estas máquinas que llegaban al Congo. Nosotros sabíamos que el Gobierno ya tenía las máquinas antes de que saliera la ley, nos faltaba encontrar dónde”, explicó a Beatriz Busaniche, directora de la Fundación Vía Libre.
“Si la ley se aprobaba a fines de 2016, como pretendía el oficialismo, tenían dos meses para que las maquinas llegaran a las autoridades electorales. Algo imposible si ya no estaban compradas. Además, a esa altura, antes de la aprobación en diputados, la cancillería de Corea del Sur ya había mandado una nota afirmando que ellos iban a proveer equipamiento para el voto electrónico”, afirmó Busaniche para quien “casualmente” las máquinas enviadas al Congo tienen parte del software, como la presentación y la demo, en español y con nombres de candidatos argentinos. También, según la especialista, coincide la cantidad de máquinas enviadas al Congo con las necesarias para cubrir las mesas electorales de Argentina: 110.000 máquinas. (NA / Página12)