Sortearon a 11 mil ciudadanos para jurados populares

Un total de 11.384 ciudadanos fue sorteado ayer para integrar los jurados populares que comenzarán a funcionar en la provincia de Buenos Aires para juzgar a acusados de delitos con penas mayores a 15 años de prisión.
El sorteo se realizó en la sede de la Lotería de la Provincia de Buenos Aires y resultaron electos los ciudadanos cuya terminación de Documento Nacional de Identidad es 983 (10.890 personas) y 461 (las primeras 494 personas que aparecen con este número en el padrón por orden alfabético), quienes ahora serán notificados por la Justicia provincial de la carga pública que deben cumplir.
"Hoy estamos poniendo la provincia de Buenos Aires a la vanguardia en lo que es un eje central de nuestro gobierno de acercar la justicia a la gente", dijo el gobernador Daniel Scioli al encabezar el sorteo junto al ministro de Justicia, Ricardo Casal.
El gobernador sostuvo que "no podrá el ciudadano elegido guiarse solo por sus emociones" y que está seguro de que "no será una tarea fácil tomar partido sobre lo más sagrado que tenemos las personas junto a la vida, que es la libertad".
"Es un hecho histórico, ya que por primera vez en la provincia de Buenos Aires estamos cumpliendo con una demanda constitucional, con una finalidad importante que fijó el gobernador de acercar la gente a la Justicia para que la gente tenga más participación y más acercamiento a un área del Estado que es compleja", dijo por su parte Casal a Télam.
El ministro explicó que del total de elegidos, "ahora la Justicia irá analizando el padrón para dejar solo a personas de entre 21 y 75 años que no tengan causas penales, que no sean policías, abogados ni escribanos".
Tampoco podrán ser convocados los funcionarios públicos, procuradores, ministros de culto religioso, autoridades de partidos políticos, integrantes de las fuerzas de seguridad o del Servicio Penitenciario, exonerados de la administración pública y condenados o procesados por delitos dolosos.

Casos.
Uno de los primeros casos que podría tratado en un juicio por jurados, ya que el fiscal lo solicitó y la defensa lo aceptó, es el del disc jockey Cristian Martínez Poch (49), acusado de haber mantenido secuestrada durante 15 días a su ex pareja, la abogada Vanesa Rial (39), y abusar de ella, en La Plata.
Luego, también se determinó que anteriormente el imputado había abusado de sus dos hijas.

Instructivo.
Al ser citado al juicio, que será para delitos graves como homicidios y violaciones, cada ciudadano recibirá un instructivo y se les indicarán las reglas del proceso, cómo se evalúan las pruebas y el ámbito de su decisión, que deberá estudiar para llevar adelante la tarea de determinar si el imputado del proceso es culpable o inocente.
Al finalizar el debate, el jurado deberá reunirse a solas por un plazo máximo de dos días y dar un veredicto que debe tener 10 votos del total de 12 para determinar la culpabilidad o inocencia y luego un juez impondrá la pena.
Si el delito por el que fuera calificado legalmente el hecho tuviera prevista pena de prisión o reclusión perpetua, se requerirá unanimidad de votos afirmativos y en caso de no haber acuerdo, se podrá votar hasta tres veces. (Télam)