Sudestada en Buenos Aires

Una lluvia persistente y vientos superiores a 40 kilómetros por hora, con ráfagas de hasta 75 kilómetros, afectaron ayer a la ciudad de Buenos Aires y el Conurbano y causaron inundaciones en algunas áreas ribereñas, aunque no se produjeron evacuaciones, informaron ayer voceros del Servicio Meteorológico Nacional y de Defensa Civil.
El fenómeno meteorológico, que continuará hasta el viernes próximo, provocó inundaciones en las zonas costeras de Tigre y Quilmes, aunque sin mayores complicaciones para los habitantes, pese a la persistencia del viento que superó los 40 kilómetros por hora y alcanzó ráfagas de 75.
Voceros de Defensa Civil indicaron que en las primeras horas de la noche se producirá el pico de la creciente en las aguas del Río de la Plata, que alcanzará 2,80 metros de altura.
El SMN informó que existe “un alerta por lluvias y tormentas para la franja central del país y el norte patagónico”. La advertencia se aplica al norte de Buenos Aires, este de Chaco, Corrientes, Entre Ríos, este de Formosa, Misiones y Santa Fe. (Télam)

Compartir