Tarifazo: intendentes del PJ bonaerense presentaron amparo

EN LA PAMPA, EL AUMENTO DE LA ENERGIA SERA DEL 28% PARA LOS HOGARES

Intendentes del PJ Bonaerense, junto al Centro de Estudios para la Promoción de la Igualdad y la Solidaridad (Cepis) y la Defensoría del Pueblo provincial, presentaron ayer un recurso de amparo ante la Justicia para intentar frenar los aumentos de tarifas.
En conferencia de prensa, los jefes comunales cuestionaron la política energética del gobierno de Mauricio Macri y explicaron que el recurso judicial se basa en que la Casa Rosada no realizó audiencias públicas antes de autorizar los incrementos, tal como establece la Constitución Nacional.
El presidente del PJ Bonaerense, Fernando Gray, cuestionó a los últimos secretarios de Energía y sobre el ex funcionario Javier Iguacel dijo que “nunca” lo recibió, pese a que en reiteradas oportunidades le reclamó audiencias.
“A mí no me atendió nunca Iguacel. Si escuchan, escuchan a las empresas, las escuchan bien, pero no escuchan a la gente, a los municipios”, destacó el mandatario comunal de Esteban Echeverría, que aseguró que ahora está a la espera de que lo reciba el actual encargado del área, Gustavo Lopetegui.
A su turno, la intendenta de La Matanza, Verónica Magario, afirmó que la presentación del amparo judicial es para “detener este brutal aumento de tarifas”.
“En el interior de la provincia, las boletas de luz están cerca de los 2 mil pesos. Qué sueldo tendríamos que tener para poder sostener estas tarifas. Estamos apelando a la justicia nuevamente para que pueda poner orden lo que debería poner el Estado”, remarcó la jefa comunal.
Magario, además, cuestionó a la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, porque -dijo- “no ha acompañado en proteger a los bonaerenses”.
El intendente de San Martín, Gabriel Katopodis, a su turno, expresó: “Queremos que el gobierno tenga muy en claro que los intendentes vamos a defender a los clubes, a las Pymes y a todos nuestros vecinos que no pueden pagar las facturas y encima se quedan sin servicio por falta de inversión. Hace tres años que Macri le pide a la gente que haga un sacrificio, pero sin cumplir ni una sola promesa”.

Presentación.
La presentación judicial es contra el Poder Ejecutivo Nacional e impugna las resoluciones de la secretaría de Gobierno de Energía y el Ente Nacional Regulador de la Electricidad, al considerar que los nuevos aumentos “vulneran el principio de tarifas justas y razonables”.
Además, argumentan los intendentes que “no se ha cumplido con el procedimiento de audiencia pública”, lo que va en contra del artículo 42 de la Constitución Nacional.
La medida solicita a los jueces que “frenen los atropellos del Poder Ejecutivo y aseguren el derecho de los ciudadanos a una tarifa justa y razonable”.
Participaron también los intendentes Juan Zabaleta (Hurlingham), Mariano Cascallares (Almirante Brown), Julio Zamora (Tigre), Andrés Watson (Florencio Varela), Jorge Ferraresi (Avellaneda), Gustavo Arrieta (Cañuelas), Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas), Gustavo Barrera (Villa Gesell), Marcelo Santillán (Adolfo González Chaves) y el intendente interino de Colón, Pablo Pino.
Además, estuvieron los diputados nacionales Cristina Álvarez Rodríguez, Victoria Donda, Felipe Solá, Leonardo Grosso; el Defensor del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires, Guido Lorenzino; el titular del Centro de Estudios CEPIS, Mariano Lovelli, y el diputado provincial Julio Pereyra, entre otros.

Nuevas protestas.
En medio de los aumentos de las tarifas de servicios públicos y de los cortes de luz que no cesan, por quinto viernes consecutivo miles de personas protagonizaron un “ruidazo” en distintos barrios de la ciudad y localidades del Gran Buenos Aires. Desde las 20, en los 15 barrios porteños y en varios puntos del conurbano bonaerense, los vecinos comenzaron a concentrarse, con cacerolas y carteles, para una protesta que ya se convirtió en un clásico de los viernes.
Aquello que comenzó como una protesta ciudadana autoconvocada para expresar descontento, adquirió en las últimas semanas mayor organización y masividad. Impulsado desde las redes sociales bajo el hashtag #NoAlTarifazo, el “ruidazo” ahora condensa también los reclamos por los cortes de suministro eléctrico provocados por el servicio deficiente que prestan las empresas del sector que, luego de varios días, todavía afectan a miles de usuarios.
Aunque el foco de la protesta estuvo puesto en las subas en los servicios, el ruidazo también contuvo otros reclamos, por ejemplo, aquellos relacionados con el ajuste en educación. “Más presupuesto para la educación”, fue una de las consignas fuertes de la movilización. “No damos más, nuestros bolsillos no dan más porque no nos aumentan el sueldo de la misma manera”, aseveró una docente, con el hit del verano (pasado), dedicado al presidente Mauricio Macri, como música de fondo. “Yo pensaba que era de la clase media, pero dentro de poco voy a tener que revolver los tachos de basura”, admitió otra mujer. (Pagina12.com y NA)

Los usuarios sentirán el impacto en las facturas de abril
En el primer día del mes de febrero de este 2019, se anunciaron nuevos aumentos en la electricidad en el país. En La Pampa, los usuarios residenciales y los industriales también deberán afrontar un incremento. En este caso llega al 28 por ciento, según anunció la Administración Provincial de Energía (APE).
El jefe del organismo pampeano Gonzalo Marcos confirmó ayer que “llegamos a un nuevo cuadro tarifario para La Pampa del 28 por ciento de aumento para el usuario final que van a estar viendo en la boleta de abril” y advirtió que “seguramente en agosto habrá otra revisión de la facturación”.
El incremento del servicio de electricidad es consecuencia del aumento que determinó el gobierno nacional para el mercado mayorista (Cammesa) que vende la energía a las provincias. La suba en el costo de la energía llega hasta el 55 por ciento escalonado, a lo que se sumó la quita de la Tarifa Social para los sectores más vulnerables.
Por la quita de la tarifa especial, en la cooperativa de Santa Rosa (CPE) hay 12.300 usuarios afectados, mientras que a nivel provincial se calcula que son unos 30 mil quienes perderán el beneficio.
Para la APE, el aumento llega al 37 por ciento en la compra de le energía. La diferencia con el 28 por ciento se debe a una cuestión de costos. “No es un subsidio de Provincia”, aclaró Marcos sino una revisión en las estructuras de costos del gobierno pampeano y las cooperativas que distribuyen la energía entre los usuarios.
“Con las cooperativas estuvimos juntándonos a partir de la publicación en diciembre de la resolución de Nación que fijaba aumentos del costo de la energía hasta el 55 por ciento escalonado. Se analizó la situación para ver morigerar el impacto en los usuarios final y el momento de las cooperativas que también están afrontando insumos dolarizados y deben trasladar los aumentos de los costos mayoristas de la energía, lo que deteriora la capacidad de cobro”, agregó.

Cayó el consumo.
Marcos manifestó que el martes pasado “llegamos a un pico de consumo de 205 megawatts” -el record histórico es 242 MW- y explicó que “estamos consumiendo menos” que otros años, porque “el verano es más fresco que los anteriores” y por la caída del poder adquisitivo del salario, en los residenciales y de la actividad económica, en las industrias que cada vez producen menos.
“Vemos una merma interanual del 4 o 5 por ciento, aunque el dato en La Pampa depende de que usuario y cooperativa se analice. En Santa Rosa, el residencial cayo un 6 por ciento. Tiene que ver mucho en como se compone el universo de usuarios de cada distribuidor”, manifestó.
Con respecto al consumo en la industria, advirtió que en La Pampa cayó 4,5 por ciento, lo que representa “un dato preocupante” porque “para un usuario residencial la energía tiene que ver con una cuestión de confort, pero puede disminuir con el ahorro, pero en la industria la energía es un gasto fijo. Esto quiere decir que se desacelera la economía”.
Consultado sobre los cortes de energía en la Ciudad de Buenos Aires, Marcos manifestó que el miércoles llegaron a tener 125 mil usuarios sin luz, y “ahí cabe preguntarse si el aumento en los costos de energía tiene correlato directo en la seguridad del suministro. Es difícil sostener que el 2.000 por ciento de aumento que venimos afrontando desde 2016 tenga justificación en inversiones de las distribuidoras Edenor y Edesur. El discurso de la eficiencia se cae”.
Por otro lado, el administrador de la APE destacó que el gobierno provincial realiza obras para garantizar la demanda de energía en La Pampa. “No tuvimos cortes rotativos por demanda, el sistema respondió bien. Nosotros trabajamos en el año para mantenimiento y realizamos obra de ampliación para acompañar el crecimiento para emprendimientos”, explicó.
En una clara crítica al gobierno nacional, recordó que en Macachín hay una Estación Transformadora que está al límite de su capacidad operativa y el gobierno de Cambiemos a nivel nacional sigue sin finalizar la obra de ampliación de potencia que debió terminar a fines de 2017. Ahora prometieron su finalización para fines de mayo.