miércoles, 11 diciembre 2019
Inicio El Pais "Tenemos que cambiar la estructura"

«Tenemos que cambiar la estructura»

REFERENTES DE DISTINTOS AMBITOS SE COMPROMETIERON A COLABORAR PARA TERMINAR CON EL HAMBRE

Durante la primera reunión de trabajo del Consejo Federal Argentina Contra el Hambre, que se pondrá en marcha el próximo 11 de diciembre, el presidente electo advirtió que «si seguimos haciendo lo mismo vamos a tener los mismos resultados». Del encuentro participaron Agustín Salvia (Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA); Marcelo Tinelli; Sonia Alesso (Ctera); Héctor Daer (CGT); Esteban «Gringo» Castro (CTEP); Estela de Carlotto (Abuelas de Plaza de Mayo) y Adolfo Pérez Esquivel (Premio Nobel de la Paz), entre otros referentes empresariales, sindicales, de organizaciones sociales y de la sociedad civil.
La iniciativa había sido presentada en la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires el 7 de octubre, y ya entonces había sido considerada como una de las prioridades del próximo gobierno .

Pasos a seguir.
Durante el encuentro se comenzaron a delinear los primeros pasos del Plan Argentina contra el Hambre. «Un chico mal alimentado en el comienzo de su vida es un chico que rinde menos en el futuro. Estamos en un tiempo donde el conocimiento hace rica a las sociedades y nosotros necesitamos tener argentinos que puedan asumir el compromiso del futuro», explicó el futuro presidente al auditorio. Marcelo Tinelli, por su parte, antes de la reunión había adelantado que la iniciativa «te hace pensar que puede cambiar la Argentina, que va a venir un país mejor».
«Nos atormentamos cuando aparece la desnutrición en el norte argentino, pero la desnutrición está a la vuelta de mi casa. Tenemos que cambiar la estructura argentina, si nosotros seguimos haciendo lo mismo vamos a tener los mismos resultados», señaló Fernández. En reiteradas oportunidades el futuro presidente dijo que el plan «debe ser con todos», y puso el ejemplo de la cocinera Narda Lepes, quien a través de un amigo común le comunicó que quería participar del proyecto puesto en marcha ayer. Fernández, sin embargo, pidió «que nadie se haga dueño de los éxitos, que sea un éxito de la Argentina: no pretendo que piensen como yo, pero sí que quieran la misma Argentina que yo».

Ad honorem.
El diputado Daniel Arroyo, uno de los gestores del encuentro, explicó que se lanzará el 11 de diciembre. «El plan tiene varias partes: una está vinculada a la canasta básica de alimentos y otra a los problemas de mal nutrición», aclaró. «Hambre es comer salteado, un mate cocido y un pedazo de pan a la noche. Se pasó una línea que no se puede pasar en Argentina, hay malnutrición», explicó. Arroyo remarcó que las figuras que participen trabajarán «ad honoren» y que tendrán la misión de «hacer un seguimiento del plan», ya que «el hambre es un combustible para el aumento de la pobreza y para el endeudamiento de las familias».
«El pueblo tiene que solucionar con urgencia la falta de alimentos que hay para los más humildes y los más necesitados», remarcó Estela de Carlotto al llegar a las nuevas oficinas del comando de Fernández en Puerto Madero.

«Otra mentira más».
El último aumento en los combustibles generó un nuevo desencuentro entre el Gobierno de Mauricio Macri y el presidente electo, Alberto Fernández, quien rechazó haber acordado el incremento, como lo refirió la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. «Otra mentira más del Gobierno macrista. Nadie acordó semejante cosa conmigo. Como siempre, descargan en otros decisiones que toman desde su propia ineptitud», aseguró, tajante, el mandatario electo, en su cuenta de Twitter.
Según Bullrich, el incremento fue «un tema acordado» entre el Gobierno de Macri y equipos técnicos que están trabajando junto con el futuro mandatario. Ayer, ratificó sus dichos y sostuvo que «hay muchas declaraciones de Alberto Fernández diciendo que no estaba de acuerdo con el congelamiento. Esas son conversaciones que se dieron. Que después no las reconozcan será cuestión de ellos».
No obstante, la funcionaria saliente reconoció que no estuvo «en las conversaciones» en las que supuestamente técnicos de Fernández habrían dado el visto bueno a las subas.

Cecha publicó documento
La Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la República Argentina (Cecha) publicó ayer un documento con reclamos para el próximo Gobierno con el fin de «mejorar el desarrollo» de la actividad y «beneficiar» a los consumidores. El texto presentó quince puntos con recomendaciones y solicitudes a la próxima administración al considerar que «el sector energético constituye uno de los ejes fundamentales» para el país.
«Efectuamos nuestro aporte para la consideración de las nuevas autoridades y manifestamos nuestra voluntad y disponibilidad para colaborar en toda iniciativa que tienda a mejorar el desarrollo de nuestra actividad y en beneficio de los consumidores finales», afirmó. Así, la entidad pidió «abastecimiento de las estaciones de servicio a precios competitivos» y argumentó: «Cuando se susciten medidas o hechos extraordinarios que afecten la operatoria normal de comercialización de los combustibles, se debería disponer de una reserva estratégica que permita amortiguar los impactos de la medida».

Polémica por uso de armas de fuego
Alberto Fernández y Patricia Bullrich, polemizaron sobre el protocolo de uso de armas de fuego, que implementó el gobierno de Macri, y que la nueva gestión busca derogar a partir del 10 de diciembre. «Les va a salir el tiro por la culata, yo les diría que lo piensen, que no actúen impulsivamente, que analicen con más tiempo y no tomen decisiones contrarias sólo porque las hicimos nosotros», dijo Bullrich. Minutos después, llegó la contestación de Fernández: «Y yo le pediría a Bullrich que reflexione sobre lo que hizo. Esos protocolos no sirvieron para nada, sólo sirvieron para lamentar víctimas de violencia abusiva institucional». «Cambiar un protocolo que legitima que un policía dispare por la espalda no habla bien del Estado que lo permite. Lo dije en aquel momento: el protocolo fue solo para que los policías puedan aducir una causa de justificación que se llama cumplimiento de un deber. Les dieron una norma para legitimar esa conducta», agregó el mandatario electo. (Página12.com / NA)