Tensión en Sancor por el cierre de cuatro plantas

La crisis de la cooperativa láctea Sancor se profundizó al cerrar cuatro plantas y dejar en peligro la continuidad de 500 trabajadores, mientras elabora un plan de reestructuración y espera que aparezca algún comprador para saldar las deudas.
En medio del conflicto, Pablo Moyano, líder del gremio de Camioneros, concurrió a la planta de Sancor ubicada en Don Torcuato, donde ese sindicato realizó un corte parcial de esa vía, y denunció que el gobierno pretende que la firma cierre para que a compren “amigos del poder”.
Sucede que días atrás trascendió que los directivos de la empresa se reunieron con Mauricio Macri a quien le presentaron un plan de reestructuración, que incluía un auxilio financiero de 4.000 millones de pesos.
Pero la respuesta del gobierno habría sido negativa y les recordaron ya les habían girado el año pasado un auxilio de 250 millones de pesos. El conflicto es por demás complicado ya que es factible que en los próximos días cierren otras dos usinas y cese el empleo de otras 1.000 personas.
La deuda de Sancor se transformó en impagable por la acumulación de intereses, un aumento salarial del 40% y principalmente por la caída de la actividad que sufrió la cuenca lechera santafesina lo que se tradujo en reducción de la oferta de materia prima y caída en el consumo interno lácteo.

“Sin política oficial”.
Según Marcelo Aimaro, titular de la Mesa de Productores de Leche de Santa Fe, la láctea “debe más de lo que tiene” debido a que “ya vendió las joyas de la abuela”, al tiempo que planteó que “no existe una política oficial y clara para el sector”.
“En el caso de Sancor, el año pasado aportamos $250 millones para que pueda recomponer su situación y terminó convalidando subas salariales que estaban por arriba de sus posibilidades”, aseguró el ministro Ricardo Buryaile.
Su colega de Producción, Francisco Cabrera, evaluó que, desde el inicio de la gestión de Cambiemos, el Gobierno estuvo “al lado de Sancor ayudándola”, con “prestamos por fuera del circuito financiero” del orden de los 500 millones de pesos y que, ahora, supeditaron la entrega de más ayuda a un “ordenamiento” de su plan de negocios.
En este sentido, el funcionario consideró que “Sancor es una empresa grande con muchos problemas desde hace muchos años” y sostuvo que la compañía “se metió en un problema serio” cuando, durante la gestión kirchnerista, fue “un exportador importante de leche en polvo a Venezuela y Venezuela le dejó de pagar”. (NA)