“Terminar con la puerta giratoria”

EL GOBIERNO, CON LA MIRADA PUESTA EN EL CUMPLIMIENTO DE LAS PENAS

Los ministros de Seguridad de Nación y Buenos Aires, Patricia Bullrich y Cristian Ritondo, coincidieron ayer en reclamar que “se termine con esa puerta giratoria, ese ingreso y salida de delincuentes” de las cárceles, pero remarcaron que no van a impulsar un cambio de la legislación en materia de seguridad.
“Hoy el que va a denunciar se queda más tiempo en la comisaría que el detenido”, reprochó Ritondo, quien a la vez enfatizó que “no puede ser que la Policía tenga que estar metiendo siete veces preso a alguien para que quede detenido”.
Bullrich también señaló que en el Gobierno van a buscar que desde la Justicia sean “más estrictos en el cumplimiento de las penas”, al considerar que el kirchnerismo “estaba sustentado en la idea de que la víctima era el delincuente”.
La Iglesia también tomó postura sobre esta problemática a través del arzobispo de La Plata, Héctor Aguer, quien sostuvo que “el insolente reinado de la violencia no se suprime simplemente a bastonazos”, por lo que pidió analizar en sociedad sobre “las causas de la violencia” en el país.
“Es verdad que el problema de la violencia se da en todo el mundo. Hay países que han sido más violentos que el nuestro y mucho antes que el nuestro han sufrido generalizado ese flagelo, pero esta precipitación de la sociedad Argentina en la violencia es tremenda”, alertó el prelado.

“No vale todo”.
En cambio, para Bullrich, la Argentina está “volviendo a una cultura de la ley en la que no vale todo, si se amenaza al Presidente se tendrá consecuencias, si se trafica drogas, también” y remarcó que el Gobierno trazó “una política criminal que defiende mucho más a las víctimas, que trabaja en defensa de la gente”.
La funcionaria juzgó que “el modelo anterior estaba sustentado en la idea que, por si acaso, la víctima era el delincuente”, por lo que concluyó que “en el país estuvo muchos años la tortilla dada vuelta, los buenos eran los delincuentes y los malos las víctimas”.
Al respecto, la ministra de Seguridad indicó que “hay que trazar definitivamente una línea que separe de un lado al Estado y del otro al delito, porque cuando las fuerzas miran hacia arriba y ven un Estado plagado de corrupción entonces quedan tentadas a seguir con esa misma línea de comportamiento”.

Ritondo.
En esta línea, Ritondo subrayó que la intención del Gobierno para “terminar con esa puerta giratoria, ese ingreso y salida de delincuentes” no es modificar la legislación, sino que se respete la que está vigente.
“Hay que respetar las leyes como están y hacerlas respetar”, enfatizó el funcionario bonaerense en declaraciones a radio Continental, donde además cuestionó que “hoy el que va a denunciar se queda más tiempo en la comisaría que el detenido”.
Para Aguer, “hay que hablar de las causas de la violencia en la Argentina y de cómo la persistencia de esas causas destruye la trama de una vida social, porque así no se puede vivir en paz”.
Ante esta problemática, el ministro bonaerense aseguró que el Gobierno tiene “un plan integral de seguridad que involucra la seguridad propiamente dicha, pero también la exclusión social” y puntualizó que “ese plan tiene que ver con reestructurar la fuerza, modernizar su estructura, pero también meter mano en esos bolsones de corrupción que todo el mundo decía que había”.
Al respecto, agregó que “hay cambios y transformaciones que no se ven, pero que hacen a la seguridad y empiezan a dar resultados y a modificar tendencias” en materia de seguridad y resaltó que el Gobierno apuesta “más que en la cantidad de policías, a la calidad del efectivo, de cómo está formado, cómo está equipado”. (DyN)

Compartir