Testigo dijo que Seco fue “ejecutado a 30 centímetros”

El vocero municipal aseguró que se salvó de milagro porque se escondió detrás del baúl del auto. Héctor Tregnaghi será indagado hoy por el juez de instrucción Octavio Silva. El municipio quedó a cargo del presidente del CD.
El secretario de Prensa de la municipalidad santafesina de Vera, Ricardo Musso, aseguró ayer que el intendente Raúl Seco Ensina “fue ejecutado a 30 centímetros” de distancia por el empresario detenido y que él se salvó de milagro porque se escondió detrás del baúl del auto.
Los restos de Seco Ensina (43) fueron velados en la Municipalidad de esa localidad ubicada a 250 kilómetros de la ciudad de Santa Fe, donde concurrió el gobernador Hermes Binner, junto a otros funcionarios provinciales.
Luego, el féretro, acompañado por unas 500 personas, fue llevado a pulso hasta la Iglesia San Juan Bautista, donde se celebró un responso y, finalmente, los restos fueron inhumados en el cementerio local.
“Lo ejecutó a 30 centímetros”, dijo Musso al recordar el episodio ocurrido el lunes a las 13, cuando el intendente llegaba a los estudios del canal de televisión local y fue sorprendido por el empresario Héctor Tregnaghi (56).
El vocero municipal explicó que el jefe comunal había ofrecido esa mañana una conferencia de prensa en la municipalidad y que luego se habían dirigidos juntos al canal para participar de un programa. Precisó que el intendente (UCR) manejaba su propio auto y que al ver el vehículo de Tregnaghi -su contrincante político (FPV), a quien le había ganado las últimas elecciones-, optaron por estacionar 30 metros más lejos para evitar roces innecesarios.

Diálogo.
Tras dialogar unos minutos dentro del vehículo, el intendente se bajó, abrió una puerta trasera para sacar una carpeta y en ese momento vieron que Tregnaghi se bajó en forma intempestiva.
“¡Tenemos que arreglar las cosas!”, les gritó, por lo que Seco Ensina le dijo: “Bueno, vení”. “Ustedes se ríen de mí, me toman para la joda”, les dijo, e inmediatamente empujó al jefe comunal, quien trataba de convencerlo de que estaba equivocado y que debía calmarse, relató el vocero.
Tregnaghi “se corrió la campera, se le vio el revólver, e inmediatamente lo extrajo y le disparó” a Seco Ensina a quemarropa, recordó Musso. El jefe de prensa contó que le dijo al agresor: “¿Que hacés?, Mirá la macana que te mandaste”, a lo que Tregnaghi, “en shock” le increpó: “Vos callate porque te voy a hacer cagar” y le apuntó con el arma, por lo que se arrojó en la parte trasera del auto por temor a que también le disparara a él. Musso aseguró que en ese momento llegó un colaborador del atacante y le gritó: “¡Mirá lo que hiciste, vamos de acá!”.

Policía.
El funcionario municipal comenzó a asistir al intendente, mientras pedía a gritos a los vecinos que llamaran a la policía. “No, no -contestó Tregnaghi- a la policía voy solo”.
Musso precisó que subió a Seco Ensina a su auto, lo llevó hasta el hospital, donde bajó por sus propios medios, y recién cuando se sentó en una silla comenzó a descompensarse y a la hora murió. Minutos después el agresor se presentó en la comisaría local y se incriminó: “Le pegué un tiro a Seco”.
Tregnaghi quedó detenido en la Jefatura de la Unidad Regional 19 y hoy será indagado por el juez de instrucción Octavio Silva, lo que es aguardado con atención por los investigadores, ya que consideran clave esa declaración para el juicio por el caso.
Todas las fuentes comunales consultadas coincidieron en que el móvil del crimen fue la negativa municipal de habilitar el hipódromo local “La ilusión”, que Tregnaghi explotaba en forma irregular.
El secretario general de la municipalidad de Vera, Leandro Benegas, precisó que “el hipódromo nunca había sido habilitado por la Provincia, que es la que grava y controla los juegos, por eso la municipalidad no podía habilitarlo”. (Télam).