“Tiene rachas, es estacional”

ASESINATO DE DOS POLICIAL BONAERENSES

Los dichos del funcionario provocaron diversos cuestionamientos, entre ellos del Procurador General bonaerense Julio Conte Grand, quien remarcó que “fue una referencia desafortunada, porque no corresponde hacer una referencia a las situaciones de homicidios o delitos en general de esa manera y esto está claro”. Pont Vergés indicó que “el delito tiene esas cosas de rachas, estacional, de golpe se juntan varios hechos de la misma característica que impactan mucho en la sociedad” y agregó que “es un fenómeno mundial que pasa en todos lados”.
El sábado pasado una mujer de la Policía Local de Almirante Brown, Tamara Ramírez, fue asesinada de un balazo por un delincuente que entró a robar a su casa en Glew. El otro caso, ocurrido también el sábado, es el de Lourdes Espíndola, quien tiene muerte cerebral tras ser baleada por asaltantes en la carótida al robarle el arma reglamentaria mientras esperaba el colectivo en el partido de Ituzaingó.

“Multicausal”.
“Los fenómenos delictivos son de rachas y estacionales. Este fenómeno concreto podría ser propio nuestro o de otros países que están en situaciones similares a la nuestra. Es un fenómeno multicausal: es la avidez por las armas, también por demostrar que se puede atacar a un policía impúnemente, producto de la droga”, completó Pont Vergés.
En referencia al ataque contra Espíndola, el funcionario reveló que las cámaras de la Autopista del Oeste “no funcionan”, que en el lugar “no existen cámaras particulares” y que el domo del municipio instalado en la zona “justo estaba apuntando para el otro lado”. “Los policías suelen estar en la calle, tomar transporte público para ir a su servicio”, sostuvo Pont Vergés y enseguida afirmó que el hecho de estar armados “es un reaseguro pero también un riesgo”.

“Hombrecito”.
Fernando Altamirano, esposo de Lourdes pidió ayer que a los uniformados “no los sigan matando como perros” y remarcó que el jefe de la Policía Bonaerense, Fabián Perroni, “es un desubicado que solo vino a bardear”.
Altamirano, de 34 años, también pidió que “se haga justicia”: “Quiero que (el asesino) me diga por qué hizo eso y que lo pague”, afirmó. “Quiero que esto no quede así no más, que todos mis compañeros tengan seguridad, que no salgamos a la calle y nos maten como perro. No se puede vivir así, las autoridades no nos escuchan”, expresó el joven, al igual que su esposa, integrante de la Policía Bonaerense.
Asimismo, confirmó que el jefe de la fuerza, el comisario general Perroni, lo increpó y le pidió que se comportara “como un hombrecito” al visitar este domingo el Hospital Posadas, donde se encontraba internada la joven. “Yo lo único que le dije es ´¿Así es como cuida su personal?´ y saltó prepotente diciendo ´¿Qué te pasa, pibe?´. Después me acerqué para pedirle disculpas y le quise entregar mi credencial; no me la quiso agarrar y me dijo que me comportara como un hombrecito”.
En ese sentido, Altamirano sostuvo que “nadie se acercó al hospital”, salvo el jefe de la Policía Bonaerense, aunque en ese aspecto aclaró: “Perroni no vino a contener a nuestra familia, solo vino a bardearme”.

Detenido.
La policía detuvo ayer en Ituzaingó al supuesto delincuente que mató a la oficial Lourdes Espíndola, un hombre de 37 años con antecedentes penales, mientras seguían buscando a los demás implicados en el caso. Previamente la policía había hallado quemado el automóvil utilizado por los asesinos de la uniformada de 25 años, quien será ascendida post mortem y despedida con honores.
El detenido tiene como antecedente en noviembre de 2017 una causa por portación ilegal de arma de guerra radicada en la UFI N° 1 de Ituzaingó Juzgado de Garantías N° 1 de Morón.
El sospechoso fue aprehendido ayer una investigación que incluyó testigos y cámaras de seguridad a partir de lo cual se montó guardia en los lugares que solía frecuentar. (NA)