Tiroteo entre bandas dejó dos muertos

VIOLENTO ENFRENTAMIENTO EN EL BAJO FLORES

Dos personas fueron asesinadas a balazos y otras dos resultaron heridas durante un tiroteo entre bandas ocurrido ayer en la villa 1-11-14, del Bajo Flores porteño, en medio del cual quedó personal del SAME que había ido a asistir a un paciente y que debió retirarse raudamente luego de que la ambulancia recibiera también un impacto de bala, informaron fuentes policiales.
Tras ese episodio, se sucedieron otros enfrentamientos que continuaron en el acceso al hospital Piñero, donde acudieron familiares y allegados a los muertos y heridos, algunos armados, e intentaron ingresar al “shock room” y acusaron al personal de Gendarmería apostado en el asentamiento de participar del tiroteo.
Según los voceros, el episodio se inicio en los primeros minutos del miércoles, cuando un médico y un chofer llegaron en una ambulancia del SAME a la villa 1-11-14, con un efectivo de la Policía Metropolitana de consigna, para asistir a una mujer.
Antes de ingresar, el personal médico solicitó la custodia de efectivos de Gendarmería que están en los accesos, por lo que fue escoltado hasta un edificio situado en avenida Bonorino al 2100.
El médico ingresó a la vivienda de la paciente, mientras que el chofer y el policía permanecieron en la calle junto a la ambulancia y los efectivos de Gendarmería. Inmediatamente comenzaron a oírse disparos provenientes de un edificio situado a unos 30 metros, en una esquina conocida como “El Gauchito Gil”.
Por tal motivo, se le avisó al médico que la ambulancia debía retirarse del lugar, aunque no logró hacerlo sin consecuencias, ya que a raíz del enfrentamiento recibió un balazo en uno de los laterales.
Durante el tiroteo -que según fuentes de Gendarmería y de la Policía Federal, se produjo entre bandas y sin intervención de personal de seguridad- el chofer de la ambulancia debió conducir raudamente, con las luces apagadas y casi escondido debajo del tablero para salir de la villa ileso con su compañero.
En tanto, en el interior de la villa continuaron los tiros y, producto de ese enfrentamiento, en el que los gendarmes aseguran haber realizado solo disparos disuasivos al aire y con postas de goma, tres personas resultaron heridas y fueron trasladadas al hospital Piñero en un auto particular Fiat Siena.
Dos de los baleados, Delia Herrera (28) y Maximiliano Milessi (18), llegaron muertos a la guardia, mientras que el tercero, de 17 años, arribó herido y el miércoles a la tarde permanecía internado en observación.

Amenazas.
En tanto, un par de horas después, un cuarto baleado en la villa fue llevado al mismo hospital en una patrulla de Gendarmería con heridas en el torso.
Cerca de las 4, unos 70 familiares y allegados a los muertos y heridos se acercaron al hospital Piñero, varios de ellos armados, y de forma aislada intentaron ingresar, lo que fue impedido por gendarmes y policías de las seccionales 34 y 36, que desplegaron un operativo.
De acuerdo a los voceros, ayer a la tarde los heridos continuaban internados, mientras que todavía no había ningún detenido como acusado de haber participado del enfrentamiento.
“Esta situación es realmente preocupante, se hace muy difícil para los colegas médicos seguir trabajado así, desgraciadamente estamos perdiendo la capacidad de asombro”, expresó el director médico del hospital, Cosme Pagano, quien se mostró preocupado por que una ambulancia haya sido baleada. (Télam)