Turista evoluciona favorablemente

UN SUECO FUE BALEADO EN UN INTENTO DE ROBO Y LE AMPUTARON LA PIERNA

El turista sueco al que tuvieron que amputarle una pierna tras ser baleado en un intento de robo ocurrido en el barrio porteño de Monserrat, experimentó una importante mejoría y dejó la terapia intensiva, aunque continuaba internado en el Hospital Argerich en una sala de terapia intermedia.
Así lo aseguró este viernes, Néstor Hernández, director del Hospital Argerich, al brindar el parte médico de Christoffer Persson, quien fue intervenido tres veces en las últimas horas.
“El paciente evoluciona favorablemente, sin fiebre, pasó de terapia intensiva a intermedia, pero deberá continuar internado”, afirmó Hernández en una breve conferencia de prensa realizada desde la puerta del hospital.
Los médicos que operaron a Persson acordaron con la familia amputarle la pierna derecha para “salvarle la vida”, contó el director de la institución médica, porque la víctima estuvo sedada durante la intervención quirúrgica.
“Si no se amputaba la pierna, el paciente podía morirse. Aquí, en Estados Unidos, en Rusia o en China, el procedimiento que había que hacer era el mismo”, remarcó Hernández.

Pareja.
“Está agradecido de estar vivo”, dijo la pareja del turista. María Izzo, la pareja del turista sueco que fue baleado el pasado domingo a la noche, destacó que “él está bien” a pesar de la gravedad de la situación y destacó que “está agradecido de estar vivo”.
Izzo explicó que los médicos del Hospital Argerich, donde se encuentra internado, “dijeron que si la sangre empezaba a fluir bien, hay buenas esperanzas”.
“Los cirujanos eran positivos. Él está bien, tiene una buena pinta, buen humor, es una persona muy optimista y positiva a pesar de lo que ha pasado”, relató la mujer.
En declaraciones a la prensa, la pareja del hombre relató los detalles del trágico suceso y consideró que el delincuente que los abordó “estaba como asustado” y estimó que “no tenía intención de disparar”.
Izzo señaló que en el forcejeo con el ladrón salió un disparo que impactó en la pierna de su pareja. “Parecía que estaba drogado, era evidente que nunca había tenido un arma en sus manos, se asustó, se fue corriendo y se metió en un auto. Estaba como asustado, creo que no tenía intención de disparar”, explicó.
Asimismo, Izzo agradeció la asistencia de una mujer llamada “Analía” que socorrió a la víctima aplicando un torniquete para contener la hemorragia ya que “sin ella probablemente se hubiera muerto”.

Robo.
El hecho ocurrió el 30 de diciembre pasado, cuando Christoffer Persson, fue víctima de un violento robo mientras paseaba con su novia por la calle Tacuarí al 400, del barrio de Monserrat.
Como consecuencia del ataque, el hombre de 36 años, tuvo que ser asistido por el SAME trasladado de urgencia a la guardia del Hospital Argerich por una herida de arma de fuego en su rodilla derecha. Los médicos del lugar le realizaron tres intervenciones quirúrgicas en apenas 24 horas y finalmente debieron amputar la pierna para salvar la vida del turista.
El jueves a la tarde arribaron al país los padres del joven y lamentaron tener que conocer Argentina en este contexto: “Viajamos 25 horas. Primero desde nuestra ciudad hacia Copenhague (Dinamarca), luego hicimos una escala en Londres y finalmente llegamos a Buenos Aires”, contó Anita Persson, la madre de la víctima.
En tanto, la vecina que ayudó a la pareja tras el violento hecho contó que se reencontró con el turista baleado y que le dijo que como es ingeniero, se puede dedicar ahora a hacer prótesis.
“Es un tipo fenomenal, una excelente persona. Me contó que le duele un poquito. Le pedí disculpas, pero él me dijo que esto le podría haber sucedido acá o en otro lado”, comentó la vecina que con un toallón le hizo un torniquete en la pierna a la víctima para que dejara de sangrar. (NA)