Un fiscal pidió investigar a Macri, Peña y Bullrich por posible encubrimiento

El fiscal federal Federico Delgado impulsó ayer una investigación para determinar si el gobierno de Mauricio Macri encubrió la desaparición del joven Santiago Maldonado, quien fue visto por última vez el 1 de agosto.
Fuentes judiciales informaron que la Fiscalía abrió una causa a raíz de la denuncia presentada por la “Liga Argentina por los Derechos del Hombre” y el “Instituto Arturo E. Sampay” contra el Presidente; el jefe de Gabinete, Marcos Peña; y los ministros de Justicia, Germán Garavano; y de Seguridad, Patricia Bullrich.
Los denunciantes también acusaron al jefe de gabinete del Ministerio de Seguridad, Pablo Nocetti, quien estuvo ese 1 de agosto en Esquel, Chubut; el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Claudio Avruj; el director de Gendarmería Nacional, Gerardo Otero, y comandantes de esa fuerza de seguridad.
Los abogados de las organizaciones señalaron que las autoridades del Gobierno no aportaron a la búsqueda de Maldonado, sino que “han intentado deslindarse de toda responsabilidad, generando una campaña de desinformación, en descalificable alianza con los medios masivos de comunicación social”.
Con ese argumento, los denunciaron por los delitos de encubrimiento, violación de los deberes de funcionario público y abuso de autoridad.
La presentación fue ratificada el martes y el fiscal Delgado abrió ayer una causa penal “para chequear la verosimilitud de la denuncia”, sin imputar directamente a ningún funcionario.
“Los denunciantes destacaron la existencia de un `pacto de silencio` de las autoridades estatales y por eso denuncian el encubrimiento de la desaparición forzada de Santiago Maldonado”, sostuvo Delgado en su dictamen.
El fiscal señaló que para comenzar la investigación “es determinante conocer las actividades que llevó adelante el Estado Nacional”.
Por eso, le pidió al juez federal Rodolfo Canicoba Corral que le pida al magistrado de Esquel, Guido Otranto, “una copia urgente” de la causa por la búsqueda de Maldonado.
También recomendó que el mismo magistrado sea apartado de la investigación sobre el paradero del joven, tras destacar que fue él quien ordenó el operativo de la Gendarmería en primer término.
Además, solicitó que la Jefatura de Gabinete “informe en un plazo perentorio, todas y cada una de las actividades que desplegó el Estado Nacional para dar con el paradero de Santiago Maldonado”.

Testigo.
Por otra parte, el joven mapuche Matías Santana, que declaró ante la Justicia que Maldonado fue llevado por la Gendarmería, criticó el accionar del juez federal de Esquel, Guido Otranto, y de la fiscal del distrito, Silvina Ávila, y afirmó que “no tienen ganas de laburar”.
“El juez y la fiscal no tienen ganas de laburar, lo único que hacen es tratar de desviar, mirar para el costado y lo quieren dejar impune, porque es una cadena de mando: si cae Gendarmería, cae (la ministra de Seguridad) Patricia Bullrich, y seguramente va a caer e l poder político, (el presidente Mauricio) Macri y su Gobierno neoliberal que defiende los intereses del sistema capitalista”, sostuvo el integrante de la comunidad Pu Lof del departamento chubutense de Cushamen.
En diálogo con Radio Nacional, el testigo se quejó de que la Justicia tiene la nómina del personal de los escuadrones de Gendarmería que actuaron en el operativo en el que fue visto por última vez Maldonado y “ni siquiera los ha llamado a declarar”. “Lo invité al juez al territorio para mostrarle yo mismo dónde lo vi por última vez”, remarcó el joven de 20 años.
Asimismo, ratificó que el joven artesano de 28 años fue “subido a golpes de puño” a un vehículo de la Gendarmería.
“Estaba con nosotros en la comunidad. Llegó el 31 de julio, pasó la noche con nosotros. El 1° de agosto Santiago tenía una campera celeste que era mía. Vi que estaban golpeando a una persona y que se la llevaban en un camión. Lo subieron a golpes de puño y después lo bajaron entre cuatro, colgando, y lo subieron a otra camioneta blanca de Gendarmería”, relató. (NA)

Reunión con gobernadores
El Gobierno comenzó a desplegar ayer una nueva estrategia alrededor del caso de Santiago Maldonado y en ese marco se reunió con gobernadores, con el juez de Esquel, Guido Otranto, y decidió elevar la recompensa por datos útiles sobre el artesano.
Tras analizar el martes la situación en una reunión con funcionarios en la Casa Rosada, el presidente Mauricio Macri movilizó a varios integrantes del Gabinete para abordar la cuestión por distintos frentes.
Por un lado, los ministros del Interior, Rogelio Frigerio; de Justicia, Germán Garavano; y de Seguridad, Patricia Bullrich, recibieron a los gobernadores de Neuquén, Omar Gutiérrez, y de Río Negro, Alberto Weretilneck, con quienes acordaron una “cooperación conjunta con la Justicia” en la búsqueda del joven platense, en medio de una llamativa ausencia de representantes de Chubut.
En tanto, el Gobierno envió al secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, a Esquel, donde se reunió con el juez Otranto y negó cualquier tipo de “encubrimiento” de la eventual participación de Gendarmería en la desaparición de Maldonado.
Lo mismo hizo ante el Senado el jefe de Gabinete, Marcos Peña, al brindar su informe mensual de gestión.

Aumentarán la recompensa
El Gobierno aumentará a dos millones de pesos la recompensa a quienes “brinden datos útiles que sirvan para dar con el paradero” del joven Santiago Maldonado. A 35 días de la última vez que fue visto el artesano de 28 años, el Ministerio de Seguridad decidió elevar de 500 mil a dos millones de pesos el beneficio económico para quienes aporten información que conduzca a hallarlo y se espera que en los próximos días sea oficializado el nuevo monto. La decisión se barajaba desde el lunes.