Un mensaje de paz a Malvinas

PEREZ ESQUIVEL Y NORA CORTIÑAS ENCABEZARAN EL VIAJE

Una comitiva integrada por 14 personas realizará un “viaje histórico” a las Islas Malvinas en una agenda enmarcada en la lucha por los derechos humanos, la paz y la justicia. “Estoy muy emocionada, es algo extraño”, dijo Cortiñas.
A poco de cumplirse 35 años de la guerra de Malvinas, dirigentes sociales, políticos y de derechos humanos -entre ellos Adolfo Pérez Esquivel, Nora Cortiñas y el padre José María Di Paola- realizarán una histórica visita a las Islas para llevar un “mensaje de paz y diálogo”.
La delegación estará integrada por 14 miembros de la Comisión Provincial por la Memoria (CPM), un organismo público extra-poderes que funciona de manera autónoma y autárquica creado en 1999, que viajará a Malvinas entre el 11 y 18 de marzo con una “agenda de actividades enmarcada en la lucha por los derechos humanos, la paz y la justicia”, explicaron los organizadores del viaje.
“Se trata de un hecho inédito en la historia reciente de nuestro país. Por primera vez, los referentes de los organismos de derechos humanos nucleados en la CPM pisarán el suelo de Malvinas”, destacaron desde la comisión.
“Estoy muy emocionada. Es algo extraño, que me estremece y que no imaginé nunca: pisar tierra argentina pero lejana todavía para que pueda ser verdaderamente nuestra”, dijo Cortiñas quien -con sus 87 años- se convertirá en la primera Madre de Plaza de Mayo en pisar suelo malvinense, con la “esperanza y expectativa de conocer a los isleños y poder dialogar” con ellos.
También formarán parte de la comitiva el ex combatiente y referente del CECIM de La Plata, Ernesto Alonso; el secretario de relaciones institucionales de la CTA, Víctor de Gennaro; la directora general de la CPM, Sandra Raggio; y los senadores provinciales Fernando Moreira (PJ), Marcelo Dileo (UCR) y Elisa Carca (CC).
Completan la delegación el dirigente de la comunidad judía platense Mauricio Tenembaum; el integrante de la Procuraduría de Violencia Institucional del Ministerio Público Fiscal, Roberto Cipriano García; la dirigente de derechos humanos, Susana Méndez; la investigadora Ana Barleta, y la hija de desaparecidos Yamila Zavalla Rodríguez.

“Paz y diálogo”.
“Vamos a tratar de realizar reuniones para establecer algún diálogo con los isleños, llevando un mensaje de paz y diálogo”, explicó Alonso.
Durante la semana que permanecerán en las islas, los dirigentes desarrollarán una serie de actividades “marcadas por el reclamo de soberanía y la resolución pacífica del conflicto” que Argentina mantiene con el Reino Unido, y renovarán “el pedido de verdad y justicia por los soldados muertos y torturados durante la guerra” de 1982.
Es que la causa que se sigue en la justicia por violaciones a los derechos humanos de los soldados conscriptos en Malvinas por parte de sus superiores no registra avances significativos luego de la negativa de la Corte Suprema de Justicia de investigar las torturas y vejámenes durante la guerra, situación ante la cual los ex combatientes recurrieron a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).
“La visita tiene la intención de denunciar, una vez más, las violaciones a los derechos humanos que sufrieron los soldados argentinos por parte de sus altos mandos. Estos hechos todavía no ha encontrado eco en la justicia argentina, pese a las pruebas contundentes que permiten juzgar y condenar estos crímenes de lesa humanidad”, afirmaron desde la comisión.
La delegación visitará también el cementerio de Darwin donde -entre junio y septiembre de este año- se realizarán las tareas de identificación de las 123 tumbas de soldados que yacen como NN y cuya identidad se desconoce, en un operativo coordinado por el comité internacional de la Cruz Roja, del que participarán forenses argentinos y británicos, luego de un acuerdo alcanzado el año pasado entre ambos gobiernos.
“Vamos a fortalecer la demanda que desde hace ya algunos años viene realizando el Estado argentino, ya que a 35 años del conflicto armado, muchas familias argentinas no han podido acceder a una verdad necesaria: conocer el destino final de sus seres queridos que fueron llevados a la guerra por la dictadura militar”, sostuvieron. (Télam)

Compartir