Inicio El Pais Un muerto y ocho heridos por el derrumbe de un supermercado

Un muerto y ocho heridos por el derrumbe de un supermercado

Un hombre de 32 años murió y al menos ocho personas resultaron heridas este lunes por el derrumbe de un inmueble de tres plantas en el barrio porteño de San Cristóbal, en el que había un supermercado chino en la planta baja, cuyo personal salvó su vida ya que se encontraba en el depósito situado al fondo del local comercial.

El hecho ocurrió a las 15.10 cuando por causas aún no determinadas la parte de adelante del inmueble se desmoronó y ocasionó la muerte de un hombre que estaba en el departamento del primer piso junto a su esposa, quien logró salir ilesa.

“La víctima quedó atrapada entre los escombros, pero tuvo lesiones incompatibles con la vida. Lamento que no haya podido resistir, teníamos todo preparado para trasladarlo en helicóptero al hospital Santojanni”, dijo el director del SAME, Alberto Crescenti.

El supermercado había cerrado a las 14 y los empleados estaban en el depósito, en la parte trasera del inmueble, ya que el comercio volvía a abrir a las 17.

En el inmueble lindero al supermercado “había una obra en construcción, nosotros tenemos un estudio de arquitectura, estábamos trabajando cuando escuchamos un ruido muy fuerte, se apagaron las computadoras y salimos para ver si había heridos”, dijo un empleado del estudio.

“Vimos polvo, escuchamos gritos, luego salió la arquitecta de la obra en construcción también a los gritos y en estado de crisis”, aseguró.
Indicó, además, que “la parte de adelante del inmueble fue la que se desmoronó, la víctima creemos que estaba en el departamento en la parte de atrás” de la planta alta.

Testigos del hecho relataron que al lado del supermercado chino “hay una casa de la que alcanzaron a salir un niño de 12 años y un joven”, mientras las ambulancias del SAME atendían a las personas que salían con escoriaciones leves y crisis de nervios.

Uno de los vecinos, dijo que “cuando llegaba de mi trabajo a eso de de las 15.10, sentí que se movió todo el piso y del lugar donde estaba el supermercado salió una humareda de polvo terrible”.

“Empecé a meterme para ver si podía ayudar a alguien herido y alcancé a hablar con los empleados. Toda la gente estaba en el fondo, en el depósito, me dijeron que se salvaron de suerte ya que de alguna manera quedó un hueco en medio del derrumbe y lograron escapar ilesos por ahí”, relató.

Indicó además que en la parte de arriba “había dos pisos que se cayeron íntegros, lo que sí sabía es que a la obra la habían denunciado y habían venido de la Uocra para corroborar falencias”.
“Siempre en esa obra había dos o tres arquitectos, en menos de cinco minutos salió todo el personal y vinieron las ambulancias y los bomberos”, detalló.

Otra vecina que vive en el edificio que da a la parte de atrás del inmueble derrumbado, destacó que “escuchamos un ruido muy fuerte, el piso tembló y salimos a ver que había pasado”.

“Es una edificación muy antigua y hubo rajaduras en las paredes lindantes”, denunció la vecina, aunque el jefe de bomberos Fabián Bordaber de la estación dos de Parque Patricios aseguró que no había riesgo para las casas vecinas.

En el primer piso del supermercado, había tres departamentos en donde vivían la víctima, su esposa que salió ilesa y su hermana, que no estaba al momento del derrumbe.

Osvaldo Alonso, director de fiscalización de obras del gobierno porteño, dijo en declaraciones a Crónica TV que “la obra en construcción tenía permiso para realizarse, un inspector nuestro fue hace una semana para advertirles que la submuración que estaban efectuando, es decir las excavaciones previas, tenían falencias”.

Alonso detalló que “la responsabilidad de solucionar esas falencias es del director de obra, evidentemente hubo algo que hicieron mal” y añadió “la responsabilidad de seguir o no la obra es del profesional matriculado”.

Trabajaron en el lugar dotaciones de ambulancias del SAME, personal de Defensa Civil, rescatistas de bomberos y de la Policía Federal con perros adiestrados para buscar gente atrapada entre los escombros.

En el lugar hay familiares de la víctima que son atendidas por grupos de psicólogos, mientras los bomberos, con la asistencia de los perros rescatistas, remueven los escombros para corroborar que no haya más gente atrapada. (Télam)