Un sismo de 3,8 afectó a Capital Federal y al Conurbano

Un sismo de 3,8 en la escala de Richter se registró el viernes a la mañana en territorio bonaerense, 32 kilómetros al sur de la Capital Federal, provocando temor e incertidumbre entre los habitantes de la Ciudad de Buenos Aires y del Conurbano.
Según informó el Instituto Nacional de Previsión Sísmica (Inpres), el movimiento se produjo a las 10.27 a 25 kilómetros de profundidad en las coordenadas latitud -34.904 y longitud -58.483.
El epicentro se registró a 32 kilómetros al sur de la Ciudad de Buenos Aires; 50 kilómetros al oeste de La Plata y 140 kilómetros al este de Chivilcoy.
El fenómeno, inusual en esa zona del país, sorprendió a los habitantes del Gran Buenos Aires y de la Capital Federal, quienes no podían comprender por qué, literalmente, se les movió el piso.
Si bien la mayoría de los reportes por redes sociales fue de personas que viven al sur del Conurbano, también hubo sectores de la zona norte que dieron cuenta del movimiento que poco después se confirmó que se trató de un sismo.
Incluso, en la zona de Costa Salguero, donde se desarrolla la Cumbre del G20, que reúne a los máximos líderes mundiales, se vivió con sorpresa y generó interrogantes, hasta por cuestiones de seguridad.
El temblor se sintió fundamentalmente en localidades del sur del Gran Buenos Aires como Bernal, Quilmes, Florencio Varela, Berazategui, Ensenada, Berisso, Lomas de Zamora, Lanús, Esteban Echeverría y Almirante Brown.
No obstante, el movimiento también se apreció en la Ciudad de Buenos Aires, y en algunos puntos del norte del Conurbano como San Isidro y Vicente López.
“Se movió todo”, “tembló todo”, “¿alguien sintió el temblor?”, eran los comentarios más frecuentes en las redes sociales, en especial en Twitter, donde los usuarios expresaron su sorpresa por el inesperado sismo, que rápidamente generó burlas en la zona cuyana y en Chile, acostumbrados a temblores casi diarios y de mucha mayor intensidad.

Especialista.
Alejandro Giuliano, director del Instituto de Prevención Sísmica (Inpres), llevó tranquilidad y aseguró que no fue “un sismo destructivo”, aunque aclaró que sí tuvo “la suficiente energía liberada como para permitir que sea percibido”.
En declaraciones a la AM530, Giuliano aclaró que “la Capital Federal no es asísmica sino de sismicidad reducida” y afirmó que éste temblor “no es el más grande” registrado.
“En el año 1888 hubo uno de magnitud 6 con epicentro en el Río de la Plata que se percibió en ambas márgenes y provocó daños en ambos países (Argentina y Uruguay). Todas las obras que se realizan en Buenos Aires como grandes presas o puentes se diseñan con prevenciones sísmicas, no es nuevo que haya sismos”, indicó.
En tanto, en la ciudad de La Plata, el temblor se sintió en la parte trasera del edifico del Servicio Penitenciario Bonaerense, en donde inmediatamente se evacuó al personal de manera preventiva.

Antecedente.
El 5 de junio de 1888 a la noche Buenos Aires vivió el mayor terremoto de su historia, con una magnitud de 5,5 grados en la escala de Richter, mucho más fuerte que el temblor de el viernes a la mañana, de 3,8°.
Conocido como “el Terremoto del Río de La Plata”, el sismo más grave causado por la falla del Río de la Plata, y que duró menos de un minuto, generó pánico en la ciudad y alrededores, y hasta hubo derrumbes de construcciones.
El terremoto que tuvo su epicentro a 30 kilómetros de profundidad, se produjo 15 kilómetros al suroeste de Colonia del Sacramento, Uruguay, y 41 kilómetros al este de Buenos Aires, y también se sintió en el país vecino.
En Uruguay, los principales daños se produjeron en las ciudades de Punta del Este y Maldonado.
Mientras que entre agosto y noviembre de 2016, se produjeron en Buenos Aires dos sismos, de magnitudes 3,7 y 4,0 respectivamente y sus epicentros se localizaron en el centro del territorio. (NA)