Un acuerdo para investigar radiación solar

Las agencias espaciales de Argentina y Estados Unidos ampliaron ayer los acuerdos de cooperación a investigaciones conjuntas sobre el clima espacial y las radiaciones solares, tras la firma de un convenio con el astronauta titular de la Nasa, Charles Bolden, quien saludó el “éxito” del lanzamiento del satélite geoestacionario argentino, Arsat-1.
El acuerdo establece que la Conae adquirirá y procesará en el Centro Espacial Teófilo Tabanera, en la localidad cordobesa de Falda del Carmen, datos obtenidos por las sondas satelitales de la Misión Van Allen Probes, que luego enviará a la Nasa.
En contrapartida, la agencia estadounidense brindará a la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae) los datos científicos reunidos por las estaciones mundiales adheridas al proyecto, para comprender la influencia del sol sobre la Tierra a través del estudio de los anillos radiantes que lo rodean, con el fin de prevenir efectos dañinos de la radiación solar.
El convenio fue formalizado ayer en una reunión en el Ministerio de Planificación Federal (Minplan) de la que participaron el ministro Julio De Vido, el canciller, Héctor Timerman, el director de la Nasa, Charles Bolden, y el director de la Conae, Conrado Varotto.
De la reunión participaron además el embajador de Estados Unidos en el país, Noah Mamet, y el secretario general de la Conae, Félix Menicocci.
El nuevo acuerdo de cooperación entre la Nasa y la Conae establece la investigación de “la heliofísica y el clima espacial”, informó el Minplan en un comunicado.
Timerman expresó que “Argentina aspira a la excelencia en cuanto a tecnología espacial para fines pacíficos”. (Télam)