Un muerto en Tucumán como consecuencia de una fuerte tormenta

Un comisario de la Policía de Tucumán murió como consecuencia de una fuerte tormenta de fuertes viento y lluvia que causó importantes destrozos en la capital provincial y en la localidad de Yerba Buena.
La tormenta dejó al menos 80 mil usuarios de usuarios sin energía eléctrica, provocó caída de decenas de árboles y techos de propiedades, entre ellos el del club Tucumán BB, además de la destrucción de cientos de automóviles.
La nota trágica del temporal, que se desató cerca de las 21.00 del domingo, se produjo por la muerte del comisario principal Víctor Hugo Núñez, quien circulaba por la avenida Avellaneda con su moto, cuando fue aplastado por un enorme árbol que se desmoronó por acción de una de las intensas ráfagas.
La lluvia, el viento y en algunos casos, el granizo, golpearon con fuerza en algunas zonas de la capital, en la ciudad de Yerba Buena, la segunda en importancia de la provincia, y Lomas de Tafí. El Club Tucumán BB tiene uno de los predios más afectados por el temporal.

Sin servicio.
Según la empresa de electricidad EDET, un total de 80 mil usuarios quedaron sin servicio por la noche y por la mañana de ayer, eran unos nueve mil los que permanecían en esa situación, siete mil de los cuales pertenecían a la ciudad de Yerba Buena.
“Si bien casi no cayó agua, los vientos fueron muy fuertes. Cuando se produce una tormenta de este tipo lo ideal es mantenerse aislado adentro de la casa. Y si uno está en la calle hay que buscar resguardo en algún lugar seguro. Pero hay que alejarse de los elementos metálicos para evitar las descargas eléctricas y de los árboles. El auto es un lugar seguro, porque está aislado”, resumió el director de civil de la provincia, Fernando Torres. (NA)