Una familia porteña necesitó $12.709 para no ser pobre

INFORME SOBRE "LINEAS DE INDIGENCIA Y DE POBREZA"

Una familia tipo porteña necesitó unos 12.709 pesos para no caer debajo de la línea de pobreza en junio último y al menos 6.307 pesos para no ser considerada indigente.
Así lo informó ayer la Dirección General de Estadística y Censos del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, al revelar su estudio sobre Líneas de indigencia y de pobreza para los hogares porteños.
La canasta básica que delimita la línea de la pobreza aumentó un 2,85 por ciento en junio, respecto de mayo; y el valor de la canasta alimentaria se incrementó un 3,22 por ciento en el mismo período.
Matrimonio de adultos mayores, ambos jubilados y propietarios de la vivienda, necesitaron en junio unos 6.218,92 pesos para no caer por debajo de la línea de la pobreza y 3.184,79 pesos para no ser considerados pobres.
En tanto, un adulto varón de 25 años que vive solo, tiene empleo y es propietario de la vivienda necesitó 4.443,47 pesos para no ser pobre y 2.068,04 pesos para no caer por debajo del umbral de la indigencia.

Estudio.
El estudio mide las necesidades económicas de cinco tipos de hogares, pero se toma como referencia general el que integran un matrimonio de 35 años, con ambas personas activas, propietarias de la vivienda, con dos hijos varones de 9 y 6 años.
Además de contemplar en la canasta alimentos y bebidas, la Dirección de Estadística tiene en cuenta grupos de bienes y servicios básicos como alquiler y expensas; servicios de luz, gas y agua; aranceles de escuelas, textos y materiales escolares; y transporte público.
También se tiene en cuenta para medir el valor de las comunicaciones (teléfono fijo en hogares unipersonales, telefonía celular e internet); artículos de limpieza; esparcimiento; indumentaria; salud; y equipamiento del hogar.
El criterio normativo utilizado en forma oficial excluye algunos productos como turismo, mantenimiento de vehículos particulares para el transporte, tabaco y servicio doméstico, precisó la Dirección de Estadística.

Inflación.
Por su parte, El ministro de Hacienda Alfonso Prat Gay, aseguró que “en la segunda mitad del año el salario le va a ganar claramente a la inflación”, y pronosticó que para 2017 la variación en los precios será de 17%.
“Nuestro compromiso es bajar la inflación de a poco, y la vamos a bajar a un dígito para el 2019”, puntualizó Prat Gay en el predio ferial de la Sociedad Rural Argentina.
El ministro subrayó que “la inflación ya está bajando”, y sostuvo que “las paritarias han marcado un aumento para los salarios que seguramente se va a traducir en mayor poder adquisitivo”.
Aseguró que “todas las medidas que se tomaron en los primeros meses ordenaron el desorden anterior”, y añadió que “se establecieron reglas de juego que no cambian y un régimen de precios relativos que favorece a la producción”.
La consultora Ecolatina, destacó que las medidas implementadas por el Gobierno, junto con las paritarias, y una inflación más acotada van a ponerle un piso a la caída del consumo en el segundo semestre del año, aunque la recuperación llegaría en 2017.
En su informe, la entidad destacó que la agenda del Gobierno nacional en sus primeros meses estuvo concentrada en tratar de corregir los desequilibrios macroeconómicos. (Télam y NA)

Compartir