Una familia siria llegó a Chaco

REFUGIADOS EN ARGENTINA

Una familia siria proveniente de Alepo integrada por una pareja y sus tres hijos arribó a la ciudad chaqueña de Presidencia Roque Sáenz Peña, distante a unos 160 kilómetros de Resistencia, como parte del programa Refugio Humanitario Argentino.
La llegada de los refugiados se produjo la semana pasada pero recién fue anunciada oficialmente durante la mañana de ayer.
El empresario agropecuario Germán Bolatti, que junto a su familia es la “llamante” de la de Siria, explicó que “de a poco se van adaptando, aprendiendo sus primeras palabras en castellano y a convivir con nuestra
cultura”.
Detalló que el domingo pasaron un día de campo en una estancia que el empresario tiene cerca de la ciudad, “donde realizamos diferentes actividades como darles de comer a los animales y pasear en sulky”.
Bolatti, en diálogo con Radio Facundo Quiroga, mencionó que la familia siria está integrada por la pareja, de aproximadamente 30 años, dos niñas mellizas de 8 años y una beba de 6 meses.

Trámites.
Recordó que cuando comenzaron con los trámites para que puedan venir al Chaco, la mujer se encontraba en pleno proceso de gestación.
“Hubo que enviarle dinero para poder afrontar los gastos de la atención y el parto y una vez que la bebe nació, por suerte sin complicaciones, se demoró la realización del pasaporte, ya que en los registros civiles de Alepo había un permanente fuego cruzado”, dijo Bolatti.
Detalló que recién en marzo se pudo completar con la documentación necesaria para poder acelerar la llegada de la familia a Roque Sáenz Peña. Bolatti mencionó que el padre de la familia aún no empezó a trabajar “ya que le estamos dando un tiempo de adaptación”, pero en principio tendría trabajo en una reconocida fábrica de pastas de la ciudad.
“El objetivo es que permanezca ahí unos tres o cuatro meses y que continúe allí o que pueda elegir otro trabajo para lo que vamos a apoyarlo”, aseguró.
Destacó que como primera instancia “es muy positivo que trabaje en este lugar porque va a estar contenido y al hacer trabajos manuales, le va a resultar más fácil su adaptación al idioma ya que no necesita comunicarse”.

Idioma.
Respecto a la forma en la que se comunican Bolatti mencionó que la familia está estudiando castellano con un profesor que les da clases semanales y que alumnos que estudian árabe van a visitarlos por la tarde para practicar el idioma.
Sobre esto dijo que las niñas son las que más necesitan estas clases teniendo en cuenta que tienen que comenzar el colegio lo antes posible ya que “estimamos que el lunes entrante ya estarán en condiciones de comenzar las clases en el Colegio Don Orione”.
Explicó que ante un pedido de las autoridades nacionales se mantuvo en secreto la llegada por cuestiones de seguridad y además “para que podamos cobijarlos y resguardarlos después de un viaje tan agotador como el que realizaron”.
“Necesitamos que existan más llamantes porque hay muchas familias que están queriendo venir, las cuales están absolutamente referenciadas, más allá de todos los mecanismos de seguridad que toma el gobierno argentino”, aseveró. (Télam)