Una millonaria fusión

BAYER LOGRO ACUERDO CON MONSANTO

El grupo farmacéutico alemán Bayer logró ayer, tras meses de negociaciones, comprar al controvertido fabricante de pesticidas y semillas genéticamente modificadas Monsanto, en la adquisición más cara jamás realizada por un grupo alemán.
“Bayer y Monsanto firmaron el miércoles un acuerdo de fusión” de 128 dólares por acción, anunció Bayer en un comunicado.
Este precio da un valor total de 66.000 millones de dólares (casi 59.000 millones de euros) al gigante americano, fabricante del polémico herbicida Roundup (glifosato), cuyos efectos en la salud humana ha sido cuestionados repetidamente.
De esta forma, Bayer logró evitar que las negociaciones se torcieran con el grupo estadounidense.
Pero Monsanto, rey de las semillas transgénicas de maíz, trigo y soja, no se ha dejado convencer fácilmente: la primer oferta formulada en mayo fue de 122 dólares por acción, un total de 55.000 millones de euros.

Demasiado caro.
Las distintas ofertas propuestas por Bayer desde mayo, cada vez más elevadas, habían sido declinadas hasta ahora por el grupo estadounidense, que se mostraba abierto a negociar haciendo saber que tenía otras proposiciones sobre la mesa. Pero los misteriosos rivales nunca se materializaron.
El otro gran nombre de la industria química alemana, BASF, rechazó lanzarse a la arena, pese a seguir con atención las eventuales cesiones que las autoridades de la competencia podrían exigir.
“No me gusta esta transacción”, afirma el analista de DZ Bank, Peter Spengler. “Realmente, Bayer está pagando demasiado caro, así que deberá lograr el mayor beneficio” posible de la fusión, consideró.
“La transición aúna dos actividades diferentes, pero fuertemente complementarias” en términos de semillas, fertilizantes y pesticidas, señalaba Bayer en su comunicado.
Juntos, Bayer y Monsanto se convertirán en un gigante mundial con una cifra de negocios anual de 23.000 millones de euros (25.800 millones de dólares) y una plantilla de casi 140.000 empleados. (NA)

Compartir