Vecinos asesinaron a delincuentes

NUEVOS CASOS DE "JUSTICIA POR MANO PROPIA"

Dos nuevos casos de aparente “justicia por mano propia” se produjeron en las últimas horas en el Gran Buenos Aires, uno en el partido bonaerense de Zárate, donde un carnicero persiguió y mató a un ladrón, y el otro en San Martín, cuando un remisero ultimó a un delincuente luego de desarmarlo.
Los dos episodios se producen tras el intenso debate en torno a los “justicieros” que se reavivó en los últimos días de agosto pasado luego de que un médico matara a balazos a un delincuente que lo asaltó e intentó robar su auto.
En ambos casos, los supuestos “justicieros” declararon ante la Justicia que no tuvieron intención de matar y también los dos permanecían detenidos a la espera de que se resuelva su situación procesal.
Uno de los hechos se produjo alrededor de las 23.00 del martes en la intersección de las calles Italia y Alsina, de San Martín, en el noroeste del Gran Buenos Aires. En esas circunstancias, un remisero de 33 años mató a un delincuente que lo interceptó en el momento en el que llegaba a su casa.
El chofer fue detenido y en su declaración ante la Justicia aseguró que “nunca” quiso matar al ladrón. El fiscal a cargo de la causa pidió que permanezca detenido acusado de “homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego”, según fuentes judiciales.
El remisero había declarado ante la Policía que cuando el asaltante lo amenazó con un arma de fuego, se resistió al atraco y en medio de un forcejeo, logró arrebatarle el arma y efectuó un disparo.
Según indicaron voceros policiales, al menos un testigo dijo haber visto la escena y apoyó la versión del remisero. No obstante, otra versión deslizada por allegados a la investigación policial señalaba que el hecho se produjo en medio de una pelea.
Siempre de acuerdo con esa línea de la investigación, el hombre que murió vivía cerca del lugar y había salido de la cárcel. Aparentemente se habría producido una pelea por motivos que podrían estar relacionados con el narcotráfico, que derivaron en el mortal desenlace.

Carnicero.
En tanto, el martes al mediodía, un carnicero atropelló con su camioneta a dos “motochorros” que habían asaltado a su comercio, situado en la localidad de Zárate, y mató a uno de ellos.
El violento incidente ocurrió en la avenida Antártida Argentina, cerca de la intersección con Echeverría.
Todo se inició cuando los delincuentes entraron al comercio con fines de robo y fueron repelidos por el carnicero Daniel Oyarzun, dueño del local. Los asaltantes, que aparentemente habrían hecho disparos, huyeron en la moto en la que habían llegado y el comerciante salió a perseguirlos en su Peugeot Partner.
El utilitario embistió la moto y uno de los asaltantes quedó atrapado entre el vehículo y una columna, mientras que su cómplice escapó.
El que no pudo huir, lastimado por el impacto, también fue objeto de insultos y hasta algunas golpes por parte de vecinos.
Personal de bomberos y de la Policía local logran rescatar al ladrón y lo trasladaron al Hospital Viergen del Carmen, donde falleció horas más tarde.
“No lo quise matar, intenté hacerlos caer de la moto y recuperar la plata que me habían robado”, declaró este miércoles Oyarzun ante el fiscal Martín Zocca, a cargo de la causa.
En su declaración en la fiscalía, el carnicero aseguró que perdió el control del auto cuando los ladrones le dispararon, que intentó frenar el vehículo pero que no pudo y que en el lugar “había barro y agua”.
El fiscal lo imputó por el delito de homicidio simple y pidió que el carnicero continúe detenido.
Por su parte, el hermano del comerciante manifestó que lo único que quiere es “que salga” libre, “porque no es ningún delincuente”.
El hombre, llamado Gabriel, aseguró que en el barrio todos conocen a su hermano y que “labura desde los siete añitos”.
Además decenas de vecinos se concentraron en la sede municipal de Zárate para pedir la liberación de Daniel Oyarzún. (NA)

Compartir