Vecinos de Sheila reclaman justicia

AUTOPSIA REVELO QUE MENOR MURIO ESTRANGULADA Y NO FUE VIOLADA

Familiares y vecinos de Sheila Ayala marcharon el viernes para reclamar justicia por el crimen de la nena de 10 años, y exigir que “saquen” a las personas que viven en el predio donde apareció muerta la menor tras amenazar con incendiarlo.
El viernes por la tarde, un grupo de habitantes de la zona marchó desde la casa de la familia materna de la víctima hacia el predio ubicado en la calle Maestro Ferreyra al 100, en donde fue hallada muerta Sheila.
De la manifestación también participó la madre de la nena, Yanina, pero a las pocas cuadras tuvo que abandonar la marcha porque se descompensó.
“Queremos que saquen a todos de ahí. Eso es un descontrol, y si no los sacan vamos a quemar todo”, dijo una vecina visiblemente enojada ante las cámaras de televisión al hacer referencia al predio ubicado en la localidad de Trujuy del partido de San Miguel, en el que apareció el jueves el cuerpo de Sheila.
Según trascendió de dichos de los vecinos, ese predio habría pertenecido a un hombre paraguayo que lo alquilaba para fiestas, pero cuando falleció, tras varios años de estar abandonado, alrededor de medio centenar de familias lo usurparon y se instalaron en el lugar.
Marta, bisabuela materna de la niña, dijo que los vecinos pedirán a la intendencia de San Miguel que “tiren abajo ese predio”.
“Le vamos a pedir que tiren ese predio para que no haya otra Sheila, ni otro muerto más. No queremos que esto siga pasando”, dijo la mujer, quien sostuvo que no puede entender qué le pasó a Leonela, la tía detenida, para matar su sobrina.
“No me entra en la cabeza cómo pudo haber matado a alguien de su sangre. Nunca desconfiamos de ella. Realmente estamos muy angustiados”, señaló la mujer y advirtió: “Queremos saber por qué la mataron”.
En tanto, otra de las vecinas que participó de la manifestación confirmó que en el predio se realizaban riñas entre niños por plata y que a menores además les hacían ejercer la prostitución.

Hipótesis.
El informe preliminar de la autopsia reveló que Sheila Ayala, fue estrangulada con un lazo y en principio no se detectaron en su cuerpo signos de violación.
Los investigadores trabajaban por el momento con la sospecha que el tío de víctima que se encuentra detenido, Fabián Ezequiel González Rojas, de 24 años, y de nacionalidad paraguaya, habría querido abusar de la menor, pero la nena se habría resistido ya que en el cuerpo del acusado se detectaron rasguños.
En tanto, el viernes por la tarde, la otra detenida por el crimen, Leonela Ayala, la joven de 25 años, tía de Sheila y pareja de González Rojas, tuvo a su hijo, tras ser internada en el Hospital de Malvinas Argentinas.
Estaba previsto, según las fuentes judiciales consultadas por NA, que los detenidos declararan ante el fiscal Marcelo Carracedo el sábado, pero hasta el momento sólo se confirmó la indagatoria al joven.

Autopsia.
Con respecto a la autopsia, según fuentes policiales y judiciales, en el informe preliminar que se realizó el viernes por la tarde en el Hospital Regional Ramón Carrillo, de Ciudadela, se detalló que se detectó un surco de ahorcadura de tres centímetros de ancho en el cuello de la menor y que no se encontraron otras lesiones traumáticas en el cuerpo.
El informe también indicó que la causa de la muerte fue “por asfixia por estrangulamiento a lazo”, que el examen interno “se condice con mecanismo de compresión del cuello” y que el cuerpo presentaba “fracturas no vitales de los arcos costales anteriores derecho e izquierdo”.
Además de la autopsia, el viernes por la tarde los peritos extrajeron muestras de diferentes partes del cuerpo para la obtención de estudios complementarios de vísceras, tejidos y toxicológicos.
Sheila, que era buscada desde el domingo pasado, apareció muerta el jueves dentro de una bolsa en medio de la basura que había en una medianera lindera al predio en el que vive el padre.
Si bien hasta el momento no se pudo establecer la fecha exacta de la muerte, los investigadores sospechan que el asesinato habría ocurrido el mismo domingo, según lo calculado por el estado en el que se encontraba el cuerpo y la alta temperatura de los días posteriores a la desaparición.
Por el crimen, el jueves por la tarde fueron detenidos Leonela Ayala, hermana del padre de la víctima, y su pareja, Fabián Ezequiel González Rojas, tíos de la menor, quienes habrían confesado el crimen ante la Policía. (NA)